Un total de 10.596 trabajadores de la salud han sido enviados a la provincia de Hubei, donde se encuentra la localidad de Wuhan, epicentro del brote del nuevo coronavirus, para ayudar a controlar la epidemia, que ya ha dejado 636 muertos y 31.161 afectados en el país asiático.

Hubei ha recibido 107 equipos de médicos de 29 provincias, municipalidades y regiones autónomas chinas, así como del Ejército Popular de Liberación, ha informado el vicegobernador de la provincia china, Yang Yunyan.

No obstante, Yang ha precisado que aún son necesarios otros 2.250 médicos, en especial de las áreas respiratorias, Cuidados Intensivos e infectología.

Para resolver la escasez de trabajadores de la salud a la que se enfrenta Hubei por el brote del coronavirus, la región ha alentado a los hospitales locales a volver a contratar médicos y enfermeros retirados que se encuentren en buen estado de salud.

Asimismo, la oficina central para el control y tratamiento de la epidemia del nuevo coronavirus de Hubei ha solicitado más ayuda al Gobierno de China, según Yang.

Las autoridades sanitarias han detallado que este jueves se han producido 73 nuevas muertes por el coronavirus, 69 de ellas en la provincia de Hubei, una en el municipio de Tianjin (norte de China), una en la provincia nororiental de Heilongjiang y otra más en la provincia suroccidental de Guizhou.

Hasta el momento, un total de 1.540 personas infectadas por el nuevo coronavirus han sido dadas de alta de los hospitales después de haberse recuperado, tal y como han informado las autoridades chinas.

Los signos comunes de infección incluyen síntomas respiratorios, fiebre, tos y dificultades para respirar. En casos más graves, la infección puede causar neumonía, síndrome respiratorio agudo severo, insuficiencia renal e, incluso, la muerte.

En 2003, más de 600 personas habían muerto en China a causa del brote de SARS o síndrome respiratorio agudo que se detectó por primera vez en 2002, mientras que la cifra a nivel global alcanzó los 765 fallecidos.

/psg