El comienzo del proceso de las caucus o primarias para los demócratas en Iowa será recordado como uno de los más bochornosos al inicio de este proceso en los últimos años, después del caos tecnológico que provocó que la entrega de resultados oficiales se aplazara por cuatro días.

Esto, privó a los candidatos preferidos del partido para capitalizar su popularidad en el estado siguiente y la demora logró que se pusiera bajo tela de juicio la legitimidad de los comicios.

Tras los ajustados resultados ratificados el jueves por la noche, que dejaron a los demócratas Pete Buttigieg (26,2%) y Bernie Sanders (26,1%) con un estrecho margen de 0,1% (2.631 votos de diferencia) y el “error de código” de una aplicación, es probable que las caucus del próximo martes 11 de febrero en New Hampshire tomen un mayor peso político que las de Iowa.

Los ciudadanos de Iowa componen 41 de los 3.979 delegados que escogerán al contrincante de Donald Trump en las elecciones presidenciales del próximo 3 de noviembre. Este estado abre el periodo electoral hace 50 años y desde el 2000, el ganador de este territorio se convierte en el candidato demócrata a la Presidencia de EE.UU..

Ahora que finalmente se conocieron los resultados oficiales de las circunscripciones – que dieron por ganador a Buttigieg-, así es como queda el panorama político para los precandidatos demócratas tras las primarias de Iowa:

Pete Buttigieg

Buttigieg (38), el moderado ex alcalde de South Bend, Indiana, y abiertamente homosexual, sorprendió a muchos con su fuerte desempeño en Iowa, debido a su transversalidad en todo el espectro político del partido y en los diferentes grupos etarios, publicó Reuters.

A pesar de la falta de resultados oficiales el lunes por la noche, día de las caucus, el joven político se autoproclamó como ganador.

Ya en campaña en New Hampshire, el ex militar celebró la “asombrosa victoria” de su candidatura: “Una campaña que algunos dijeron que no tenía ninguna posibilidad se ha colocado a la cabeza de la carrera para reemplazar al presidente actual con una mejor visión del futuro”, sostuvo.

Ahora, su desafío será aprovechar su ventaja en Iowa para aumentar sus posibilidades entre los votantes de minorías. La pobre actuación del ex vicepresidente Joe Biden el lunes podría ayudarlo en ese sentido.

Bernie Sanders

Sanders, senador por Vermont de 78 años, se proyectaba como el favorito en Iowa y los primeros resultados parecían cumplir con las predicciones. Pero no le alcanzaron los votos –por un estrecho margen- para alcanzar al ganador en Iowa.

Cuando finalmente se publicaron los resultados oficiales, estos mostraron que Buttigieg lideraba también en número de delegados estatales con 564 versus los 562 de Sanders.

Pese a esto, el senador llegará a New Hampshire como uno de los favoritos y con la posibilidad de emerger como el candidato a vencer en la carrera demócrata rumbo a la Casa Blanca.

Elizabeth Warren

La senadora por Massachusetts Elizabeth Warren, de 70 años, consiguió lo que necesitaba: un puesto entre los tres primeros que le permite volver a consolidar su posición como una de las mejores cartas demócratas. Pero quedó muy por detrás de Buttigieg y Sanders, con el 18% de las preferencias, lo que podría presagiar un camino complicado en New Hampshire y los otros estados.

El mayor problema de Warren sigue siendo Bernie Sanders, con quien disputa el electorado más progresista. También debería inquietarle el hecho de que perdió algunos votantes de clase media-alta que optaron por Buttigieg en las zonas residenciales de Iowa.

Pese a todo esto, terminar arriba del podio en Iowa significa que Warren puede llegar con esperanzas más sólidas a New Hampshire.

Joe Biden

Para el ex vicepresidente de Estados Unidos Joe Biden, de 77 años, que se presentaba como la persona con más posibilidades de vencer a Trump entre los demócratas, su cuarto lugar en los caucus de Iowa –donde obtuvo el 15,8% de las preferencias- es casi catastrófico, ya que lo obligará a enfrentar una serie de cuestionamientos.

Tradicionalmente, la experiencia de anteriores procesos de primarias señala que el candidato que queda en una de las primeras dos posiciones en Iowa es el que termina logrando la nominación presidencial demócrata, por lo que estaría muy por atrás de lo que se esperaba.

La campaña de Biden ahora tiene que intentar traspasar su mala racha en Iowa y centrarse en las primarias que se celebrarán a fines de mes en Nevada y Carolina del Sur, donde existe un electorado con buena presencia de minorías y esto podría mejorar sus resultados.

Michael Bloomberg

Los problemas tecnológicos en Iowa hicieron que la decisión del ex alcalde de Nueva York Michael Bloomberg (77) de evitar participar en las primarias de ese estado resultara beneficiosa.

El multimillonario ex alcalde se encuentra inyectando recursos económicos sin precedentes en los estados del “supermartes” el próximo 3 de marzo (día del calendario preelectoral estadounidense en el que un grupo numeroso de estados organizan simultáneamente las primarias), que significan casi un tercio de los delegados que ayudarán a elegir al candidato demócrata.

Aprovechando los problemas de Iowa, Bloomberg expresó el martes que duplicará inmediatamente su ya enorme gasto en anuncios de televisión y ampliará el personal de su campaña a más de 2.100 personas.

Además, las complicaciones de Biden pueden darle a Bloomberg la oportunidad de establecerse como la mejor alternativa demócrata moderada para frenar a Sanders.

El ex Presidente estadounidense, Barack Obama, se impuso en las caucus de Iowa en 2008, cuando terminó convirtiéndose en el candidato presidencial demócrata y, por su parte, Trump quedó segundo en los comicios republicanos en 2016, terminando la carrera como candidato presidencial del partido.

/psg