Controversia al interior de Chile Vamos y también de RN, ha generado la reunión que sostuvo el timonel del partido, Mario Desbordes, y los líderes de los partidos de la ex Concertación. Pero eso no es todo, el encuentro también ha sido tema obligado para La Moneda, la cual marcó una postura que no dejó indiferentes a algunos personeros de dicha colectividad.

Esto luego de que ayer la ministra vocera de Gobierno, Karla Rubilar,afirmara que el diálogo “tiene que partir por casa y después obviamente acercarse a todo lo que es la oposición”.

Palabras que para algunos en Renovación fueron vistas como un cambio de tono de la portavoz de La Moneda, luego de que el miércoles señalara que “entendemos que esto es parte del diálogo, de la conversación que tenemos que tener para poder avanzar en las reformas que el país nos está pidiendo”.

Blumel apunta a la unidad

Hoy, fue el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, quien consultado por la polémica expresó a TVN que “el diálogo siempre es bienvenido, pero sobre la base de la unidad de la coalición (…) Un Gobierno para ser un buen Gobierno necesita una coalición unidad y por eso es clave y fundamental mirar la unidad de la coalición”.

Según Blumel, las dos declaraciones dadas por las ministras son “compatibles”, pues recalcó que para “llegar a acuerdo nosotros no tenemos mayoría y tenemos que generar espacios de diálogo (…) pero el diálogo obviamente siempre sobe la base de la unidad de la coalición”.

“Tenemos una institucionalidad interna (como coalición), tenemos mecanismos de coordinación y obviamente si queremos avanzar en la agenda y generar espacios de diálogos paras construir acuerdos sea en el rechazo de la violencia que está muy bien, en aprobar la agenda social que está en el Congreso (…) si la oposición quiere diálogo, yo le digo súmense a estos proyectos y construyamos acuerdos”.

Reacciones en RN

Para la vicepresidenta de RN, Paulina Núñez, el revuelo por lo ocurrido se trata de “una polémica artificial”, agregando que “lo que no entendemos es en qué minuto conversar con dirigentes de la oposición se transformó en un problema (…) Tenemos la claridad que tenemos acuerdos en nuestra coalición, que vamos a mantener férreamente el trabajo con unidad, con coordinación y con miras a un año que no va a ser fácil”.

Sobre las declaraciones de la ministra Rubilar, la diputada comentó que “creemos profundamente que cuando ella habló por primera vez habló con el sentido común, con un razonamiento simple de entender, que todos tenemos que hacer los esfuerzos para conversar con quien sea necesario y de esa forma lograr acuerdos”.

“Pero a lo mejor, la segunda puede que le haya llegado una instrucción distinta, que entienda el Gobierno también (que) tiene un aliado en nosotros, tiene un partido que históricamente ha logrado acuerdos”, precisó la diputada Núñez.

Pero Núñez no fue la única que se refirió al tema hoy, el propio Desbordes interrumpió sus vacaciones y expresó a La Segunda que “voy a seguir teniendo todas las reuniones que sea necesaria para buscar un proceso en paz. Hay que aislar a los violentistas”.

Mientras que el secretario general de RN, Felipe Cisternas, dijo al mismo medio que “no entiendo la crítica de nuestro Gobierno. La Moneda debería valorar todos los esfuerzos para sacar adelante la agenda social. Acá nadie los está debilitando, estamos ayudando”. Incluso recordó que al líder RN muchas veces se le ha pedido hablar con la oposición.

Flanco interno

Por otra parte, la diputada Núñez se refirió a los cuestionamientos expresados por el ex timonel de RN Carlos Larraín, quien ha sido crítico del actual de Desbordes.

“Yo espero sinceramente que los dichos de Carlos Larraín queden como una anécdota, una opinión personal”, afirmó Núñez.

La también diputado acotó que Larraín, “parece que no entiende que hace bastante tiempo dejó de presidir RN, y el respeto que hay que tener con aquellas personas que democráticamente han sido elegidas en nuestro partido, se tienen que traducir también para que aquellos momentos en que más se necesite coordinación y respaldo, estas críticas -si es que existen- o estos consejo, se hagan de a puertas cerradas”.

Mientras que Desbordes dijo al respecto que “es muy fácil rechazar el diálogo cuando no se baja del barrio alto o cuando se anda rodeado de escoltas”. Esto en alusión a las críticas de Larraín y la timonel gremialista, Jacqueline van Rysselberghe.

Desde la UDI, en tanto, el senador Iván Moreira, expresó su opinión sobre el tema: “No logro entender que un partido tan serio como RN, en donde sus principales líderes (…) está por el Rechazo, su presidente los manipule al extremo de llegar a acuerdos con la izquierda, esa misma izquierda que acusa constitucionalmente con el Presidente Piñera, a sus ministros e intendentes”.

A juicio del senador, “la UDI tendrá que evaluar a corto o largo plazo su permanencia en una coalición donde sus socios lamentablemente está actuando a nuestras espaldas”.

/psg