El mundo llora a Maradona; “el pibe de oro” ha copado los medios y las RR. SS, los periodistas gimotean en pantalla, columnistas de fuste lo citan, los diarios editorializan con él. ¡Nadie se resta! Se le singulariza como un ejemplo de superación, de perseverancia, de cómo el talento y el esfuerzo pueden sacar a alguien de “las miserias” (villas pobres, Arg.), y elevarlo al “altar de los dioses” (iglesia maradoniana).

Así como nadie se pierde en señalar que se trata de un eximio futbolista, todos se cuidan para no llamar la atención de que se está en presencia de un pésimo ejemplo para jóvenes y no tan jóvenes. ¿Por qué no se advierte que hasta “el más pintado” se puede hundir, si cae en la droga y los excesos?

Se está desaprovechando la ocasión para remarcar que, en todos los campos de la vida, hay ejemplos de personas que, habiendo alcanzado la fama y la gloria, nunca perdieron el norte (valórico)… y que, sin ser perfectos, supieron administrar con prudencia y mesura los laureles del éxito.

El caso Maradona es la mejor demostración que… todo tiene costo, nada es gratuito, todo se paga… especialmente los excesos, como dice el refrán… “Sólo los pájaros cantan gratis” o, como dicen los gringos, “There is no free lunch” (no hay almuerzo gratis).

A propósito de coberturas y costos, poco se ha dicho en estos días que, en el ambiente politico, “el guirigay” está en su máximo esplendor, y que… la fiesta, hay que pagarla de todas maneras.

El 10% va sí o sí; el gobierno, contrario al segundo retiro, no cedió… “acogió” (nótese la semántica) los requerimientos de la oposición: el retiro será universal, sin reintegro; elevó el techo a 150 UF, se acortó el plazo para entregar el retiro a 15 días… Esa borrachera tiene sus costos.

A río revuelto “el gatuperio” avanza. Ahora se busca “anular” la ley de pesca, sin que se advierta que el proyecto no sólo es inconstitucional -las leyes no se anulan, se derogan (actos jurídicos diferentes)- sino que además se ocultan sus costos: v.g. menor recaudación por suspensión del royalty, pérdida de áreas protegidas para la pesca artesanal, etc., …otra borrachera que también tiene precio.

La jarana política sigue… Se busca adelantar las elecciones parlamentarias y presidenciales, se intenta botar la Mesa de la Cámara, los diputados rechazan que los partidos desistan de la violencia, se pide la renuncia del Presidente, Moreira “quijotescamente” hace vigilia para que se apruebe el 10%… Una verdadera “casa de huifas” y… alguien tiene que “pagar las mentas”.

En definitiva, el “caso Maradona” ha tenido un efecto devastador: ha permitido justificar la casi nula cobertura a la violencia, el vandalismo, los saqueos y los desórdenes que no paran (muy por el contrario, aumentan día a día), y se ha perdido la oportunidad de hacer énfasis en que esta borrachera política y económica… habrá que pagarla y muy caro.

Cristián Labbé Galilea

/gap