El presidente de la Reserva Federal (Fed) de EE.UU., Jerome Powell, reconoció este martes que el brote de coronavirus en China puede generar “perturbaciones” que se “extenderían al resto de la economía global”, aunque apuntó que la incertidumbre comercial se ha “rebajado”.

Así, en su discurso preparado antes de su comparecencia semestral ante el Congreso de Estados Unidos, Powell señaló que “algunas de las incertidumbres sobre el comercio se han rebajado recientemente, pero los riesgos en las perspectivas continúan”.

“En particular, estamos vigilando de cerca el surgimiento del coronavirus, que podría generar perturbaciones en China que se extenderían al resto de la economía global”, agregó.

Cabe recordar que tras el brote de la enfermedad de Wahun, diversos analistas del mundo han estimado que la actividad de China se expandirá un 5% este 2020, por debajo del 6% proyectado antes de la existencia del coronavirus.

Por otro lado, el presidente de la Reserva Federal se mostró bastante optimista sobre el panorama económico de Estados Unidos en la primera de sus dos actualizaciones anuales ante el Congreso.

Cabe destacar que la expansión económica de Estados Unidos, ahora en su undécimo año, es la más larga de la que se tenga registro.

Durante la segunda mitad de 2019, “la economía parecía resiliente a los problemas globales que se intensificaron el verano (boreal) pasado”, dijo Powell a la Comisión de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes, debido a que la actividad económica creció y el mercado laboral se fortaleció.

Sus comentarios están en línea con la declaración formal que la Reserva Federal presentó al Congreso el viernes, que repitió la visión de que el actual rango objetivo para los costos de los préstamos a corto plazo del banco central, de entre el 1,5% y el 1,75%, es “apropiado” para mantener la expansión.

/psg