El embajador de Chile en China, Luis Schmidt, puso una nota de calma y afirmó esta mañana que las exportaciones chilenas de cobre no han mostrado inconvenientes de consideración en su ingreso al gigante asiático.

“No se están aplazando los envíos de cobre. Yo he conversado con las navieras que son las que normalmente traen el cobre hacia China y ellos no han tenido problemas ni restricciones en las descargas ni tampoco en los envíos desde Chile”, dijo el embajador en conversación con CNNChile.

“Acá yo no he escuchado a ningún importador de ninguna industria de que estén limitando las traídas de cobre desde Chile”, agregó el diplomático.

Sin embargo, sí reconoció que las autoridades portuarias del gigante asiático están priorizando la descarga de otros productos, como los alimentos, para evitar su descomposición y la pérdida del embarque.

“Lo que ha pasado probablemente también es que el cobre es un producto no perecible y por tanto entre descargar una carga donde vienen algunos alimentos que son productos perecibles y apurar el cobre, evidentemente el cobre se queda, pero (el metal rojo) trabaja por un canal completamente distinto que es el canal industrial”, afirmó.

Cerezas

En esa línea, el expresidente de la SNA abordó la preocupación de los exportadores de frutas y se refirió específicamente a las cerezas, producto que se ha empezado a vender y cuyos precios, dijo, no se han visto afectado como al principio.

“En Chile estaba hablando de que probablemente se iban a perder 1.500 contendores de cerezas. Hoy la cantidad ha ido bajando, se ha ido vendiendo en estos tres últimos días y lo mejor es que los precios no han caído como estaba muy depresivamente las últimas dos semanas”, dijo.

Con todo, Schmidt advirtió que recién esta semana empezó a normalizare la actividad productiva en China tras el largo periodo de feriado, extendido por las autoridades locales para evitar una mayor propagación de la enfermedad.

Por lo mismo, comentó que la actividad portuaria es más lenta, que hay más atochamientos en los movimientos de las cargas, “pero no hay ningún contenedor que se hay quedado a la deriva si poder enchufarse para continuar con su frío”.

Schmidt dijo que en los mercados de Shanghai, Guangzhou y Beijing hoy día ya se habían vendido 150 contenedores, cifra que si bien es inferior a los 200 que supone la normalidad, es mayor a los 100 que se comercializaron este lunes.

A la fecha de hoy, dijo el embajador, el número de containers sin movimiento llegan a los 700, bastante menos a los 1.500 que se encontraban en aduanas hace una semana.

/psg