Las familias de 13 de las 38 víctimas de caída del avión Hércules C-130 de la Fuerza Aérea, que se precipitó en el mar de Drake, presentaron una querella por cuasidelito de homicidio contra quienes resulten responsables.

Esto, ya que aseguran que la carpeta investigativa da cuenta de la presencia de carga peligrosa en la aeronave, además de la falta de aviso por parte del piloto.

En el documento dado a conocer por T13 se señala que “existen presunciones vehementes que el resultado múltiple de pérdida de vidas humanas se ha originado en causas o factores ajenos a la tripulación, puesto que todos antecedentes indican que la tragedia se ha producido por un colapso súbito del material de vuelo, es decir por alguna condición preexistente que generó un desperfecto catastrófico en pleno vuelo o bien por el ingreso a la aeronave de elementos peligrosos que dañaron su estructura de forma masiva”, detalla la querella.

“El mismo Comandante en Jefe, también en declaraciones públicas, ha señalado: ‘La verdad es que el avión sufrió un colapso completo que lo hizo desintegrarse, sea en el mar o en el aire’”, agregó.

Junto con ello, los familiares aseguran que el Hércules C-130 colapsó en pleno vuelo, “puesto que de haberse producido una caída con el material de vuelo en condiciones de maniobrabilidad, al menos la tripulación habría dado un aviso accionando los comandos de comunicación que son de ejecución instantánea”.

/gap