Durante las siguientes dos semanas, un grupo de 2.600 carabineros se capacitará en la Escuela de Oficiales con un objetivo en mente: marzo. El próximo mes -que ya cuenta con 25 llamados a movilizaciones- se prevé como fundamental para la estrategia policial de la institución, y también para el gobierno, luego de los cuestionamientos a las labores de orden público realizadas en el contexto de las manifestaciones de la crisis social.

El “plan marzo”, como lo llaman al interior de Carabineros, comenzó a dibujarse a finales del año pasado y ha sido un proceso en el que el alto mando, representado por el general director Mario Rozas, ha trabajado en conjunto con el ministro del Interior, Gonzalo Blumel.

Para preparar este mes, Carabineros instauró dos seminarios. El primero comenzó el martes, llamado “Gestión del Orden Público y diálogo con los manifestantes”; y el segundo fue bautizado como “Capacitación de Orden Público”, el cual se desarrollará en cuatro cursos, con su última clase para el 27 de febrero.

Hoy concluye el primer ciclo de capacitación en Orden Público y “diálogo con manifestantes”, donde especialistas de la propia institución analizarán la crisis social, la sicología de los manifestantes, dispositivos y métodos de control de orden público, aplicación de los protocolos y regulación del uso de la fuerza.

Fuentes de la institución policial señalaron que una de las instrucciones contempla que el uso de la escopeta antidisturbios (la nueva, similar a la que usa la PDI y que tiene tres proyectiles y no 12 como la antigua) sea el último recurso. Antes se optará siempre por el carro lanzaguas y lanzagases.

También se está ordenando a los policías reemplazar las técnicas de detenciones masivas por la llamada “intervención selectiva”, es decir, tratar de arrestar a quienes porten molotov, armas, agreden directamente a carabineros, y no aprehender “a la bandada”.

Rozas inauguró el martes estos cursos, donde, según su discurso al que accedió La Tercera, dijo que “queremos carabineros prudentes, pero no inhibidos, en las calles”.

En la misma instancia, señaló que “tenemos sobre nuestros hombros una tremenda responsabilidad: la sociedad nos confía la atribución de usar la fuerza. Esa facultad debe ser usada siempre con la máxima prudencia y máximo respeto de los derechos de las personas”. En esta primera semana serán casi 300 los policías que están siendo sometidos a este reentrenamiento.

Carabineros también está mejorando sus herramientas. En ese sentido, además de nuevos carros blindados y 43 vehículos móviles (como retenes y furgones), se integrarán nuevos drones y cámaras de video portátil para los efectivos.

El ministro del Interior, Gonzalo Blumel, sostuvo que “ya contamos con aproximadamente 380 cámaras corporales. Y la meta que le hemos pedido a Carabineros es que todos los efectivos de control de orden público al mes de marzo, cuenten con cámaras corporales para poder registrar los procedimientos”.

/gap