El funcionamiento parcial del sistema de transporte público capitalino durante el último trimestre del año pasado generó una notoria merma en los ingresos del sistema. La circulación de buses en horarios restringidos, sumada a las evasiones masivas y daños en infraestructura, generaron una fuerte caída en los recursos del Transantiago, actualmente conocido como Red Metropolitana de Movilidad (Red).

Así, entre octubre y diciembre de 2019 los ingresos operacionales del sistema cayeron 29% en relación al último trimestre de 2018. En el mismo periodo, los costos bajaron en 19%.

De esta manera, si en el cuarto trimestre de 2018 el sistema de transporte capitalino percibió $175.440 millones, en el mismo lapso de 2019 la suma ascendió a $124.825 millones, unos $50.615 millones menos.

Hasta septiembre del año pasado, los recursos recaudados por el sistema acumulaban un alza de 4% en el año. Sin embargo, tras la baja que se registró en el trimestre del estallido social los ingresos anuales finalmente disminuyeron 5% en 2019 si se compara con 2018. Es la mayor baja desde 2016.

Desde el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones (MTT) señalaron que en 2019 se realizaron más de 1.037 millones de viajes, lo que significa una caída del 6,7% respecto del 2018. Sin embargo, al considerar el periodo enero-septiembre 2019, los viajes subieron un 2,2% en comparación con el mismo periodo del 2018. Al contrario, en el período octubre-diciembre de 2019, los viajes presentaron una caída de 27,8% versus el mismo período del año anterior. Esto impactó en los pagos a los operadores del sistema -cuyos ingresos son generados por las validaciones que hacen los usuarios-, haciendo caer también los costos de sistema.

“La mayor parte (99,5%) de los ingresos operacionales del sistema proviene del pago de la tarifa por parte de los usuarios del sistema de transporte público de Santiago. Por consiguiente, la baja observada en viajes realizados en el cuarto trimestre de 2019, en comparación con el mismo periodo 2018, explica la caída en ingresos operacionales en el último trimestre 2019”, indicaron desde el MTT. Al mismo tiempo, los gastos anuales bajaron 1%. En la última década, sólo en 2012, 2015 y 2016, los costos del sistema habían anotado caídas.

Fuerte déficit

Así, Transantiago generó el año pasado un nuevo déficit récord. En 2019 cerró con $607.118 millones en contra (equivalente a unos US$809 millones), la mayor cifra registrada desde 2009, que es desde cuando las cifras son comparables. El monto fue 2,1% superior a la brecha registrada en 2018 (unos $12.675 millones más), y fue el resultado de un ejercicio en el que se tuvieron ingresos por $617.640 millones y costos por $1.224,7 millones.

Cabe señalar que el sistema se financia con las tarifas que pagan los usuarios, y con los fondos que contempla Ley N°20.378, de Subsidio Nacional al Transporte Público. Por consiguiente, aquella parte de los costos sistema que no está cubierta por ingresos operacionales, se cubre con aportes de esta ley. Dicho subsidio se destina principalmente a compensar el menor pago que realizan los estudiantes y a rebajar el valor del pasaje adulto.

En ese sentido, desde el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones (MTT) señalaron que “si bien se evidencia un aumento de los ingresos por subsidio en 2019 (+2,1% en comparación con 2018), éstos no superan los montos dispuestos en la Ley N°20.378 para 2019”.

De acuerdo con la distribución de egresos según prestador de servicios, la mayor parte de los desembolsos se destinó a los operadores de transporte de buses, que representaron el 63% del total, y totalizó $768.833 millones, que se traduce en una baja de 5% respecto al año 2018.

/psg