Nuevamente un fuerte sismo afectó la noche del pasado domingo a la zona central del país. Esta vez, un temblor de magnitud de 5.7 Richter, localizado a 26 Kms al Suroeste de Canela Baja, afectando desde la IV a la VI Región del País

Acerca de la seguidilla de temblores que han ocurrido en las costas de Valparaíso, el sismólogo Alfredo Eisenberg aseguró que “son parte de un fenómeno normal”, aclarando que no hay un enjambre sísmico “debido a que no son sismos de una misma magnitud, sino que un gran temblor con réplicas posteriores”.

El master en Geofísica de la Universidad de California, de Estados Unidos, también fue claro en decir que “es parte de un mismo fenómeno pero no es a consecuencia” del sismo del pasado sábado a pesar de tener su epicentro en el mismo lugar, adelantando que “podría venir un sismo más fuerte más adelante o no”.

En la misma línea, el geógrafo de la Universidad Católica, Pablo Osses, aseguró que “habrá réplicas en los próximos minutos u horas” ya que “este es otro sismo principal de mayor magnitud”.

Sobre el origen, Osses explicó que “bajo la placa sudamericana hay una serie de fracturas que producen movimientos” y que “debe haber una obstrucción que produce un roce entre la placa Sudamericana y la placa de Nazca, y que le cuesta un poco superar”.

Acerca de la seguidilla de sismos que vaticinan un gran terremoto, Alfredo Eisenberg asegura que “aun no han pasado 85 años, por lo que algo así no ocurriría pronto, pero sí suceden grandes temblores entremedio”.

Finalmente, el sismólogo explica que “no se ha entendido aún por qué sucede esta seguidilla de sismos”, por lo que no se puede adelantar si el fenómeno ha finalizado o seguirá próximamente.

Por su parte, Mario Pardo, del Centro Sismológico Nacional, afirmó que al ser más superficial, y estar muy cerca de grandes poblaciones, este sismo fue más perceptible que otros. Aclaró que se trata de una secuencia de sismos y no de un enjambre, por lo disímil de los movimientos. “No se tiene antecedentes de que esto pueda gatillar algo mayor, pero no se puede descartar”. Afirmó que en algunos casos, estas secuencias sí han provocado terremotos, pero en otros casos no.

/gap