El Gobierno del Presidente Sebastián Piñera dijo este viernes que es una “muy buena noticia” que el Ejecutivo del ex Presidente boliviano Evo Morales reconociese, en el marco del conflicto que mantienen ambos países desde hace décadas, que el río Silala es “internacional” y “fluye naturalmente” hacia Chile.

“Esto significa que no existe materia controvertida en este punto central de la demanda (…) Para Chile es una muy buena noticia”, indicó el canciller chileno, Teodoro Ribera, a través de un video difundido en sus redes sociales.

El ministro de Relaciones Exteriores agregó en sus declaraciones que “con todo, Chile insiste en la necesidad fundamental de que Bolivia enmarque su actuar en el Tratado de 1904 y en el fallo de la Corte Internacional de Justicia de 2018”.

La Cancillería boliviana aseguró la noche del jueves en un comunicado que el anterior Gobierno admitió en la Corte Internacional de Justicia, en La Haya, “que una parte de las aguas del Silala fluyen de manera natural hacia Chile”.

La noticia encendió este viernes el ambiente electoral en Bolivia y el Movimiento Al Socialismo (MAS), el partido de Morales, acusó al Ejecutivo interino de Jeanine Áñez de ser “pro chileno” y de hacer un uso electoralista de una cuestión que se considera asunto de Estado en Bolivia.

El país andino celebrará elecciones el próximo 3 de mayo, a las que Añez ha presentado su candidatura para la Presidencia y a las que Morales pretende concurrir para senador.

El Gobierno de Evo Morales presentó en 2018 una contrademanda a la demanda que había iniciado Chile en 2016, en uno de los conflictos que desde hace décadas enturbian las relaciones entre ambos países vecinos.

Bolivia defiende que son un manantial de uso exclusivo suyo pero que fue desviado artificialmente, mientras que Chile esgrime argumentos como que son un río internacional que debe ser compartido.

En tanto, ambos países se enfrentaron anteriormente en La Haya por una demanda de Bolivia contra Chile para recuperar un acceso soberano al Pacífico, perdido en una guerra contra su vecino hace casi siglo y medio, pero la corte falló que la parte chilena no tiene obligación legal de negociar, aunque instó al diálogo entre ambos.

/psg