La Antártica se encuentra registrando altas temperaturas, las cuales superaron los 20 grados Celsius. Esto puede generar graves consecuencias a los ecosistemas del continente blanco, los cuales pueden ser apreciados como el derretimiento de hielo.

Sobre esto, el director del Centro de Investigación GAIA Antártica de la Universidad de Magallanes, el doctor Juan Carlos Aravena, explicó que “en lo que uno se fija es en las tendencias. Este podría haber sido un año súper cálido dentro de una tendencia al enfriamiento. Es distinto a lo que estamos viviendo ahora, que es un nuevo récord dentro de una tendencia al alza. Es decir, las temperaturas en la Antártica han venido subiendo sostenidamente, eso es lo preocupante”.

“Eso tiene un correlato en el derretimiento más acelerado del hielo, desprendimiento de plataformas de hielo marino. Estos días se está desprendiendo otro gran bloque de hielo y esto ha venido pasando desde los 70. Son tendencias generales que se van acentuando. Lo que tenemos es un proceso, una tendencia, creciente a temperaturas cada vez más altas”, agregó.

El derretimiento de plataformas marinas

El doctor en ciencias ambientales de la University of Western Ontario, Canadá, apuntó que “las plataformas marinas son los hielos que están en torno la Antártica, que han sido permanentes. No es el hielo estacional que crece en invierno y disminuye en verano. Estas son plataformas estables que estaban ahí por miles de años y se están desprendiendo”. Comentó que este hecho “no se ha visto en la vida humana”.

El experto además advirtió que “es peligroso”, y sostuvo que “todo el mundo sabe que si derrite el hielo de Antártica sube el nivel del mar. Eso es uno de los efectos. Si se derriten las plataformas marinas, que es el hielo que ya está flotando sobre el mar, eso no va a tener un efecto sobre el nivel del mar, porque ya está incorporado en el volumen”.

“El problema es que las plataformas son, a su vez, la contención de los glaciares que si son continentales, que están sobre el territorio terrestre de la Antártica. Si empezamos a perder todas esas plataformas de hielo marino que están en torno a la Antártica, los glaciares que están bajando desde el continente Antártico van a empezar a derretirse y empezar a aportar ese hielo al océano y eso sí va a tener un efecto significativo sobre el nivel del mar”, agregó.

Además, explicó que “el océano austral es muy rico, muy diverso, que tiene su propia biodiversidad. Aquí más que la Antártica misma es todo el océano austral que está sujeto a cambios muy acelerados. El nivel de acidez y todo eso está cambiando, dado esta tendencia a una mayor temperatura”.

Juan Carlos Alvarado, quien ha centrado parte de su estudio en la variabilidad climática del pasado, subrayó que “la Antártica vivió la mayor parte de su existencia sin hielo. Pero si lo miramos a escala humana, para nosotros las décadas, los cambios de año a año, son muy importantes. Lo que nos está pasando como sociedad humana en el planeta, habitando, nuestra escala es mucho más corta. Los cambios son muy significativos y van a tener efectos sobre el nivel del mar. Obviamente, para nosotros, puede que sea irreversible”.

/psg