Un llamado al gobierno para hacerse cargo de los problemas de la zona, realizaron los alcaldes de algunas de las cinco comunas de la región de la Araucanía afectadas por incidentes e incendios en la noche de sábado a domingo, tras encontrarse tomadas desde el lunes.

El alcalde Javier Jaramillo (Indp, pro PPD) de la comuna de Victoria, la que acabó con destrozos en su edificio municipal, señaló que “fue la presión de la ciudadanía la que obligó a carabineros a hacer el desalojo”.

Precisamente, se refirió a los ataques de vecinos a los comuneros mapuches en toma: “es doloroso lo que hemos visto, ver ciudadanos enfrentándose entre ciudadanos no puede ser un hecho que vuelva a ocurrir”.

Pero además, el edil realizó una inteperlación a las autoridades del gobierno central. “Un gobernador que no se hizo presente, que no contesta ni los mensajes de texto ni los WhatsApp, cuando un ministro del Interior recién asumido, no es capaz de juntarse con los cinco alcaldes”.

Jaramillo además apuntó al nuevo ministro del interior, Víctor Pérez, quien durante su visita el viernes a la zona instó a los municipios a desalojar las tomas de comuneros mapuches en sus sedes. “Estuvo el ministro del interior y no tuvo la capacidad de recibirnos. Se nos envía un mensaje a través de un diario qué es lo que tenemos que hacer”.

También habló Jorge Saquel (Indp pro DC), el alcalde de Curacautín, quien lamentó los ataques de civiles contra los comuneros mapuche. “No pueden enfrentarse civiles contra civiles, nosotros estamos por la vía pacífica y el diálogo”.

Sin embargo, al igual que sus colegas fue crítico con el gobierno. Apuntó al ministro Pérez por no recibirlos durante su visita a la región. “Estando él, el viernes habían 5 municipios tomados, la mitad de todos los municipios de la provincia de Malleco. Esa es una muestra de que estuvimos solos, de que ellos no quisieron dialogar con nadie, que tienen una política de solo lo que ellos piensan”.

“El gobierno hace todo como que a la línea administrativa -agregó- ¡y no! este es un tema de seguridad pública”.

Por su lado, el alcalde de Traiguén, Ricardo Sanhueza (Indp), señaló que en su opinión, “los grupos que se tomaron la municipalidad no son de Traiguén. Nosotros creemos que son de un sector que se llama Bajo Malleco”.

A renglón seguido dijo que “acá uno asume que pudo haber cometido un poco de errores al principio, pero yo buscaba el diálogo y siempre me ha caracterizado aquello. Nosotros nos sentimos solos, a nosotros no nos llamaron parlamentarios, de repente el gobernador llamaba para saber cómo estábamos una vez al día”, comentó a CHV Noticias.

“Yo creo que el gobierno debió haber estado más cerca de nosotros”, agregó. “Esta es una pelea de perros grandes”.

En tanto, el alcalde de Ercilla, José Vilugrón (UDI) cuya sede municipal resultó quemada, señaló que “con desalojo o sin desalojo, los resultados que tenemos en nuestras municipalidades son catastróficos -dijo a Cooperativa-La cantidad de recursos que se van a tener que entregar a las municipalidades para volver a la normalidad y la cantidad de gente que van a estar parados”.

/gap