Estamos a dos meses de un plebiscito, donde probablemente existen diferencias entre unos y otros, sin embargo, el sistema previsional se rige por el D.L. 3.500, y no tiene nada que ver con que gane una opción de mantener la constitución actual o se cambie completamente.

Existe un desconocimiento al respecto, todo lo que ha acontecido a fines del año pasado, es por demandas justas y necesarias para corregir situaciones abusivas por algunas entidades, o instituciones, que todos, desde el gobierno hasta el último ciudadano, se han dado cuenta que el país cambió y se requiere mayor empatía y consensos para llegar a modificar las falencias, deficiencias y debilidades, en todos los ámbitos que conllevan en un país.

Dicho lo anterior, hay que aclarar que hay diferentes materias que no se han analizado ni menos mejorado, como son las isapres, los bancos, las AFP, las farmacias, diferentes organismos estatales, las fuerzas armadas, el congreso, etc. que requieren urgentemente sean reestructuradas como también entidades privadas que simplemente abusan con precios inaccesibles para un país donde la clase media siempre es la más perjudicada.

Cabe señalar, que sobre todo en el tema de las pensiones, que es un tema prioritario en un país que envejece rápidamente, donde estamos todos conscientes en que se debe abordar con máxima prontitud, y muchos gobiernos y políticos, simplemente no se ponen de acuerdo para conversar seriamente esta situación, saben perfectamente que no se requiere mantener, modificar o eliminar la constitución vigente, para poder arreglar el D.L. 3.500 que se refiere a las pensiones de todos los chilenos.

Hoy sucede que la clase política, está preocupada del “apruebo” o “rechazo” a la constitución, de quienes serán las personas de un conglomerado u otro para ocupar cargos políticos para cambiar, modificar o eliminar la carta magna y no verdaderamente, que la ciudadanía ya expresó su descontento con las pensiones miserables actuales y sólo desea que se reúnan a conversar de cómo arreglar las pensiones paupérrimas de la mayoría de los pensionados.

Todos estamos cansados de ver una polarización en el país, que no conduce a nada, y si queremos ser algún día un país desarrollado, preocupémonos de las demandas de la mayoría de quienes quieren tener un mejor vivir, con mejor educación, salud, y mejores pensiones, pero fundamentalmente, con las modificaciones que se requieren ahora, con entendimiento, sin destrucción y respetando las divergencias propias del ser humano, pero en armonía y en beneficio de la gran mayoría, que sólo quieren vivir en paz.

 

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com