Atlético de Madrid se quedó con un importante triunfo por 1-0 este martes luego de derrotar al Liverpool como local en el Wanda Metropolitano en la ida de los octavos de final de la Champions League.

Con un comienzo donde el cuadro del Cholo Simeone logró imponerse en base a la intensidad que mostró desde un principio del encuentro, los rojiblancos consiguieron abrir el marcador a los cuatro minutos de juego, cuando Saúl aprovechó luego de un córner un rebote de Fabinho para empujar el balón hacia el fondo de la red.

Tomando ese impulso, los dirigidos por Diego Simeone siguieron buscando una vez más el arco rival. A los 20′ Renán Lodi tiró un centro que fue cortado de manera precisa por Andrew Robertson para salvar a su equipo. También a los 25′ Alvaro Morata tuvo un mano a mano con el guardameta brasileño, pero el arquero estuvo solvente en la jugada.

Después con el correr de los minutos y la movilidad que presentaba el equipo de Kloop, el cuadro Madrileño se plantó de manera muy inteligente en defensa, conteniendo las arremetidas ofensivas de los Reds con una doble línea de cuatro.

En el segundo tiempo, el trámite no tuvo mayores cambios, el cuadro de Inglaterra fueron los que tomaron la iniciativa en ataque. Mientras tanto, el conjunto madridista apostó a las transiciones en velocidad con Koke y Marcos Llorente para hacer daño en el territorio de la visita.

Los locales pudieron haber liquidado el cotejo a los 67′, pero increíblemente Morata falló en su intento de rematar ante el arco de Alisson.

Por su parte Jurgen Kloop prefirió sacar a Mané y Salah, insistiendo por los costados del terreno de juego para penetrar en el área de los dueños de casa. De todas formas todos fueron muy bien controlados por la zaga del Atlético.

Con el pitazo final, Atlético de Madrid tomó una buena ventaja en la serie. La revancha será el próximo 11 de marzo en Inglaterra.

Por Ignacio Soto Bascuñán