La crisis sanitaria que vive la nación asiática ha alertado a todo el mundo sobre la importancia de evitar la propagación del coronavirus. China no podrá disputar la eliminatoria de Copa Davis: su rival previsto era Rumania, y el encuentro que iba a disputarse dentro de tres semanas se canceló debido a la epidemia de la enfermedad que golpea al país, anunció la Federación Internacional de Tenis (ITF). Debía jugar en Piatra Neamt, Rumanía, los días 6 y 7 de marzo en las eliminatorias del Grupo Mundial 1.

Para explicar la ausencia china, la Federación Internacional de Tenis (ITF) señaló en Twitter “las restricciones incrementadas en respuesta a la epidemia actual del nuevo coronavirus”. El máximo órgano del tenis mundial anunció que Rumania accederá a una eliminatoria del Grupo Mundial en septiembre. China actualmente está en el puesto número 32 de la clasificación mundial y en el número siete en Asia dentro del ranking de la Copa Davis. Por causa de la inasistencia en las eliminatorias de la presente competición, los orientales descienden así al Grupo mundial 2 del certamen internacional.

El coronavirus ha causado la interrupción de múltiples eventos deportivos. En días anteriores, la Asociación China de Fútbol (CFA) anunció la suspensión hasta nuevo aviso de todas las competiciones a nivel nacional incluyendo la Superliga de fútbol, además el Gran Premio de la F1 y ahora se ve afectada la participación de las delegaciones chinas en diferentes galas del deporte a nivel mundial.

La crisis sanitaria que existe en la nación asiática ha alertado a todo el mundo (REUTERS)

El balance de la epidemia alcanzó este martes una cifra cercana a los 1.900 muertos, el número de contagios en China supera los 72.300 y cerca de 900 personas han sido contagiadas en alrededor de 30 países en el resto del mundo. La mayoría de las muertes por coronavirus en China se han producido en la provincia de Hubei, corazón de la epidemia, cuya capital es Wuhan. El jefe de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, declaró: “Es imposible predecir qué dirección tomará esta epidemia”. Aunque la gran mayoría de los casos se han registrado en China, otros tienen lugar en otros países del sudeste asiático, Europa y América.