Otros 79 casos de coronavirus fueron confirmados este miércoles a bordo del crucero Diamond Princess en Japón, informó el ministerio de Salud, con lo que el total de contagiados entre pasajeros y tripulantes ascendió a 621.

Pasajeros desembarcan del crucero Diamond Princess en el puerto de Yokohama (Reuters)
Pasajeros desembarcan del crucero Diamond Princess en el puerto de Yokohama

Las nuevas cifras se dieron a conocer en el momento que el primer grupo de pasajeros comenzó a desembarcar después de permanecer 14 días en cuarentena y dar negativo al virus.

No se esperaban nuevos casos, ya que en la víspera el Ministerio de Salud había señalado que habían culminado los análisis sobre las personas a bordo.

Las autoridades niponas dieron prioridad para abandonar el buque a las personas de edad más avanzada y que hubieran dado negativo en los test del virus, de los aproximadamente 3.100 que seguían a bordo del Diamond Princess. Además, no debían haber estado en contacto con ninguno de los casos positivos.

El desembarco comenzó en medio de un amplio dispositivo médico y de seguridad desplegado en el puerto de Yokohama, destinado a proteger la salud de los pasajeros y a preservar su identidad ante la enorme atención mediática generada por esta situación.

Los aproximadamente 2.500 pasajeros restantes deberán aguardar con resignación a que llegue su turno para desembarcar hasta el próximo viernes, y siempre que den negativo en el test.

La gestión de Japón de esta crisis sanitaria ha generado críticas de numerosos expertos sanitarios, y ha llevado a varios países a solicitar la evacuación de sus ciudadanos antes de que las autoridades niponas permitieran al grueso de los pasajeros desembarcar.

Además del elevado número de contagios en el crucero -que suponen más de la mitad del total de casos globales de COVID-19 registrados fuera de China- , los expertos también han señalado los riesgos que conlleva el hecho de liberar a los pasajeros sin someterlos a más tiempo de observación.

Esta situación también causa inquietud creciente entre la población de Japón, donde el número de contagios sin contar los del Diamond Princess aumenta diariamente y ya supera los 60.

“Me preocupa que los pasajeros (del Diamond Princess) vayan directamente a casa”, admitió a Efe Nobuhiro Maeda, un vecino de Yokohama, quien ante el temor a que “el virus esté ya por las calles” toma medidas preventivas como usar siempre mascarilla al salir de casa, evitar aglomeraciones o esterilizarse las manos.

/psg