“Independiente que nos hayan expulsado jugadores, no somos un equipo agresivo”. Así defendía Hernán Caputto, técnico de Universidad de Chile, a su equipo, luego de vencer a Santiago Wanderers el pasado fin de semana, con dos hombres menos, por las tarjetas rojas a dos de los suyos.

Walter Montillo, Joaquín Larrivey, Camilo Moya y Luis Del Pino. En ese orden, son los cuatro expulsados que registra la U en lo que va de año. Cuatro en siete duelos, más de uno de media por partido. “Las expulsiones creo que no son expulsiones malintencionadas, son jugadas de partidos, y ya está”, dijo al respecto el arquero Fernando de Paul.

Si se mira específicamente el torneo nacional, es un registro muy malo para el Romántico Viajero. Tan malo como hace 17 años: en el Torneo de Clausura 2003, el cuadro estudiantil, dirigido por Víctor Hugo Castañeda, también arrancó en las primeras cuatro fechas con tres expulsados: Nelson Pinto en la fecha 1, César Henríquez en la 2 y Diego Rivarola en la 4.

Desde ese entonces para adelante, la U tuvo arranques disímiles. Por ejemplo, en el Clausura 2009 y el Clausura 2017 tuvo dos cartulinas rojas, en otros diez torneos tuvo solo un expulsado en igual cantidad de fechas, mientras que en 17 no tuvo.

Eso sí, el de 2020 no es el peor arranque en cuanto a expulsiones de la U. En 2001, año en que terminó tercero de la tabla, tuvo cinco rojas en las primera cuatro jornadas. En la primera fecha, Rafael Olarra y Servio Vargas se fueron a las duchas en la misma jugada, en la segunda fecha, Marcos González y Roberto Cáceres fueron expulsados y en la cuarta, Alex von Schwedler fue el que no concluyó el partido. César Vaccia era el entrenador.

Actualmente, los azules son el equipo con más expulsiones a nivel local en lo que va de campeonato. En ese apartado tienen tres: dos directas (Moya y Del Pino) y una por doble amarilla (Larrivey).

Están por sobre todos, por delante de Wanderers y la Universidad de Concepción, que les siguen con dos cada uno. Y más atrás, La Serena, Everton, Cobresal, Coquimbo, Curicó, O’Higgins, Palestino, Unión Española y La Calera son los otros que tienen rojas, cada uno con una.

El panorama empeora para los estudiantiles si se suman todas las competiciones del año. Porque suman una más y siguen siendo el equipo que más expulsados tiene. Son cuatro: tres por el torneo y uno por la Libertadores. Le siguen los ya mencionados Wanderers y UdeC y se suma La Calera, que tiene dos, una por el campeonato y otra por la Sudamericana. La curiosidad de los cementeros es que ambas son del mismo jugador: Thomas Rodríguez fue expulsado dos veces con cuatro días de diferencia.

Será el siguiente desafío de Caputto: encontrar los sustitutos para dos que venían siendo habitualmente titulares como Moya y Del Pino. “Lamentamos que se genere este tipo de expulsiones. Tenemos jugadores importantes que también forman parte de la plantilla y van a tener continuidad”. Justamente, de cara al choque de este fin de semana ante Coquimbo, el ex arquero tendrá que echar mano a dicha plantilla. Luis Casanova, Gonzalo Espinoza y Fernando Cornejo batallarán por una camiseta, considerando que Larrivey es número puesto luego de haber cumplido su fecha de castigo en la jornada anterior.

La U de a poco levanta cabeza respecto del año pasado. El problema es que fecha a fecha va perdiendo soldados para la batalla siguiente.

/Eduardo Méndez Garín