Con mayor cautela en sus decisiones de inversión, principalmente en lo relacionado a inicios de ventas y construcción de proyectos inmobiliarios, ha actuado la constructora SalfaCorp desde el 18 de octubre pasado, según lo informado en su último balance, correspondiente al cuarto trimestre de 2019 y enviado a la Comisión para el Mercado Financiero (CMF).

La empresa detalló los efectos que tuvo para su operación el reciente estallido social, indicando que las obras en curso de sus distintas unidades de negocio se ejecutaron con normalidad, y sólo en casos excepcionales se identificaron rendimientos menores tras el 18 de octubre. “Esto, ya sea por menor dotación o por menor duración de las jornadas, debido principalmente a dificultades de traslado”, informó SalfaCorp.

“Sin embargo, no hubo impacto en la producción, daños en nuestras instalaciones ni incidentes que lamentar”, agregó en su balance la constructora.

/gap