Los principales sospechosos del asesinato de una niña de siete años en México fueron detenidos el miércoles, luego de que intensificara su búsqueda esta semana ante una ola de protestas sociales por el aumento en el número de femicidios en el país.

La alcaldesa de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, dijo a través de su cuenta de Twitter que los presuntos responsables fueron capturados en un poblado del Estado de México, que bordea la capital, con la colaboración de la Guardia Nacional y autoridades estatales, sin ofrecer más detalles.

El cuerpo de la menor Fátima Aldrighett fue encontrado el fin de semana en una bolsa en los suburbios de la ciudad, tres días después de que cientos de mujeres se manifestaran frente al Palacio Nacional en contra de la violencia de género.

“Los presuntos responsables del feminicidio de la menor Fátima Cecilia fueron detenidos en un poblado del Estado de México”, informó Sheinbaum en Twitter.

La fiscalía capitalina había difundido la tarde del martes los rostros de Giovana “N” y Mario Alberto “N”, la pareja señalada como responsable del crimen de la menor hallada muerta el fin de semana pasado en el sureste de la capital.

Las identidades de los presuntos culpables se revelaron horas después de que la Fiscalía de Ciudad de México efectuara un cateo, la noche del lunes, en una vivienda de la alcaldía Xochimilco, muy cerca de la vivienda donde residía la pequeña con su familia.

“En el domicilio recabaron diferentes indicios como identificaciones, fotografías, ropa y otros objetos personales que permitieron obtener información sobre dos personas relacionadas con la desaparición de la menor”, dijo Ulises Lara, vocero de la entidad, a la prensa.

Según Lara, la pareja se enfrentaría a una pena de entre 80 y 140 años de prisión al tratarse de un delito señalado como “privación de la libertad con la finalidad de hacer daño”. Sheinbaum, dijo que la mujer sospechosa de secuestrar a la menor al salir del colegio probablemente es “conocida” de la familia.

Manifestaciones

El martes se registraron al menos seis movilizaciones simultáneas en las calles de México, que evidenciaron la ira de muchas mexicanas que exigen al gobierno de Andrés Manuel López Obrador una política clara sobre la violencia de género en el país para frenar los femicidios, que cada día provocan la muerte a 10 mujeres.

Fueron dos casos los que aumentaron la presión contra el gobierno de AMLO: el de Ingrid Escamilla, una joven de 25 años descuartizada por su pareja y el de la pequeña Fátima, que tras seis días secuestrada fue puesta en una bolsa de basura y dejada en la calle luego de ser violada y torturada.

Las movilizaciones se han concentrado en los últimos días en las afueras del Palacio Nacional, que el martes amaneció resguardado por la policía y con consignas como “AMLO feminicida”, “López Obrador encubridor” y “Vivas nos queremos”.

/psg