El oro cotizaba cerca de un máximo de siete años por la preocupación de que el brote de coronavirus lastrará el crecimiento mundial, junto con la expectativa de que la Reserva Federal aliviará la política monetaria antes de finales de año.

Los lingotes se aprecian en un momento en que la bolsa estadounidense está en su punto más alto pese a que los mercados consideran el impacto de la enfermedad. Hubei, el epicentro del brote, informó de una disminución de casos nuevos después de otra revisión, pero hay señales de un agravamiento del daño económico.

Asimismo, se informaron dos muertes en Irán y dos personas de un barco en cuarentena en Japón fallecieron, lo que pone de relieve el peligro fuera de China.

El valor refugio tradicional ha subido un 6% este año en medio de una creciente preocupación por el impacto del virus, y compañías como Apple Inc. o Burberry Group Plc han recortado su estimación de beneficios. Las actas de la reunión más reciente de la Fed mostraron que el banco podría mantener las tasas sin cambios durante muchos meses, pero los operadores de futuros mantuvieron las expectativas de al menos un recorte en 2020.

“El apoyo al metal amarillo está impulsado por la incertidumbre económica relacionada con el coronavirus, es decir, ¿cuánto tiempo puede durar la pandemia y cuál será su impacto final en el crecimiento económico mundial?”, sostuvo Gavin Wendt, analista sénior de recursos de MineLife Pty en Sídney, en un correo electrónico.

“Es importante destacar que hemos visto que el oro tuvo un fuerte rendimiento en una variedad de monedas, alcanzando nuevos máximos históricos durante 2019 y 2020”, indicó Wendt. Ello refleja no solo la incertidumbre de los inversionistas, sino también la probabilidad de que se requiera más estímulo, incluidas tasas más bajas, para impulsar la actividad en un mundo después del coronavirus, dijo.

El oro al contado cotizaba a US$1.607,95 la onza a las 3:02 p.m. en Shanghai, por debajo del máximo del miércoles de US$1.612,98, que fue el más alto desde marzo de 2013. Las participaciones en fondos negociados en bolsa mundiales respaldados por lingotes han alcanzado un récord y se encaminan a una sexta expansión semanal.

Los precios pueden superar los US$1.650 en las próximas semanas, según la unidad de Gestión de Patrimonio Global de UBS Group AG, que mantiene apuestas largas en el metal precioso.

“Con las valoraciones de las acciones de Estados Unidos elevadas, cualquier trastorno adicional podría generar otro episodio de volatilidad, un nuevo repunte de los bonos del Gobierno y un alza del precio del oro”, escribieron los analistas Wayne Gordon y Giovanni Staunovo en un informe del 19 de febrero.

/psg