Fue una de las grandes polémicas del Gobierno en el último tiempo tras el estallido social, luego que se hiciera público un informe de redes sociales realizado por la empresa Alto Analytics donde se aseguraba que había injerencia extranjera en todo lo ocurrido en Chile durante el último tiempo.

El reporte, que La Moneda entregó a la Fiscalía para ser investigado y que luego se desestimó, hablaba de decenas cuentas de redes sociales de otros países que hablaron sobre lo que pasaba en el país, como los medios Telesur y RT, el cantante Ismael Serrano y el actor argentino-español Juan Diego Botto.

Fue el mismo presidente Sebastián Piñera quien en una oportunidad dijo que “he recibido mucha información, alguna de ella de origen externo, que afirma que aquí hubo intervención de gobiernos extranjeros. Pero quiero ser prudente, hemos entregado esa información a la Fiscalía”.

Pese a esas declaraciones, nunca se entregó información comprobable de actividad extranjera que pudo haber afectado el conflicto social que aún se vive en Chile.

La duda se mantiene y, en medio de una actividad de Facebook para hablar sobre medidas para evitar que las fake news alteren el resultado del plebiscito constituyente de abril próximo, se le preguntó a Marcos Tourinho, gerente de Políticas Públicas y Elecciones de la compañía web, sobre si en dicha red social se había detectado injerencia de otros países.

El ejecutivo fue claro en señalar en que en otros países sí han detectado casos de interferencia, los que siempre han sido revelados a la opinión pública y no se mantuvieron en secreto.

“En el caso de Chile, no se hizo nada público“, dijo a los periodistas presentes, descartando así situaciones de este tipo.

La red social anunció una serie de medidas para evitar que, a través de Facebook, Instagram y WhatsApp se busque influir en el resultado del plebiscito de abril, donde se determinará si Chile elaborará o no una nueva Constitución y bajo que modelo.

/psg