Hace dos semanas, el plantel del Borussia Dortmund se llevó un gran susto cuando sufrieron un atentado contra el bus que los llevaba a disputar el duelo de ida de los cuartos de final de la Champions League ante el Mónaco. El acto criminal contra el transporte dejó con una fractura de muñeca en la mano del defensa español Marc Bartra y obligó a la postergación para el otro día.

Esta semana, la Fiscalía del país europeo dio con el paradero de sospechoso. Se trata de Sergej W., de 28 años, y sus motivaciones no fueron precisamente hacer un acto terrorista, sino que su principal afán era hacerse millonario a costa del club.

La investigación reveló que el individuo el día del atentado compró 15 derechos de venta de acciones del Dortmund, con un crédito que adquirió una semana antes. Lo que pretendía era lograr una considerable caída de las acciones y, de acuerdo a los cálculos de la Oficina Federal de Investigación Criminal, obtener ganancias de más de 6 millones de dólares.

El detenido fue acusado por intento de asesinato, de provocar una detonación con material explosivo y de lesiones físicas graves.

Por Ignacio Soto Bascuñán