El Cuarto Juzgado de Garantía de Santiago emitió una orden de detención en contra de Marlen Olivari, debido a que la figura televisiva de 45 años no se presentó al tribunal hoy, citada debido la querella que tiene por el no pago de honorarios.

El abogado de la ex integrante de Morandé con Compañía afirmó en Hola Chile que Olivari no asistió porque la citación la tensionó y los nervios la afectaron.

La querella en contra de la figura viñamarina fue presentada por tres mujeres profesionales que trabajaron en el plan, anuncio y publicidad de la futura campaña a alcaldesa de la Ciudad Jardín de Olivari. Las profesionales reclaman el no pago de los sueldos pactados.

Luego de que la querella se hizo pública, la ex bailarina declaró que ella nunca comprometió pagos porque, supuestamente, no tenía recursos para ello.

Olivari responsabilizó a la abogada Paula Oyarzo, jefa del equipo y una de las tres querellantes, por supuestamente autoimponerse un sueldo y ofrecer elevadas remuneraciones a quienes colaboraban en la campaña. “Lo primero que le mencioné (a Oyarzo) fue ‘yo no voy a poner plata mía en la campaña, porque no tengo…’”, dijo la ex modelo.

En tanto, el abogado de Olivari, Iván Reyes, manifesó lo siguiente en el matinal de La Red:

Iván Reyes: “La razón por la que se despachó la orden de detención es que la juez no estimó suficiente la justificación que se dio por su inasistencia. No es por rebeldía, no es por haber cometido algún delito. Es porque no consideró justificada la inasistencia.

“Son dos razones: primero, la misma resolución del tribunal, y segundo, que no me dio plazo para acompañar documentos suficientes para acreditar su sistema nervioso. Esto a cualquier persona lo tensiona, es una situación que a Marlen le ha afectado muchísimo. Ella se ha visto involucrada sin tener arte ni parte en demandas, querellas, entrevistas.

“Aquí estamos frente a una situación en que la verdadera responsable de los hechos se está haciendo la víctima e imputando delitos a quien no los ha cometido, como es Marlen.

/gap