Durante los últimos meses, desde el comienzo de las manifestaciones sociales, han existido una serie de roces en la oposición debido a la codena de hechos de violencia que han ocurrido de forma paralela a las protestas.

El senador del Partido Socialista, José Miguel Insulza profundizó sus dichos. Consultado sobre la carta que envió a su partido, afirmó que “no estoy acusando a nadie de nada. Estoy diciendo que no hemos discutido bien en qué momento termina la manifestación y la protesta, con la cual yo estoy de acuerdo, y en qué momento comienza la violencia”.

“El gran problema es que no tenemos un criterio muy claro sobre esto. Y esto lo ha revelado la discusión sobre la ley antibarricadas y saqueos, que primero se aprobó una versión en la cámara de diputados y después se cambió esa versión por una cosa más precisa y la redujimos bastante, la dejamos mucho más clara, y después en la cámara dicen que no les gusta porque dicen que es meterse con las manifestaciones”, acotó.

Respecto a las críticas que han surgido para un sector de la centro izquierda debido a una eventual falta de condena a la violencia de las últimas semanas, señaló que “no lo condenan con suficiente vigor. Una cosa es avalar y otra es decir que ‘no es para tanto’, que ‘son parte de las cosas que se hacen’”.

Sobre la ley antiencapuchados, sostuvo que “el punto no era (sancionar el) andar en la calle con el rostro oculto, el punto era cometer un delito ocultando el rostro. El delito no es ocultar el rostro, era cometer el delito. No era una ley que dijera que el que andaba encapuchado debía ir preso, el que cometía un delito o un crimen, si lo hacía encapuchado tenía un agravante”.

Respecto a la denominada “primera línea”, indicó que “eso no constituye desde luego ningún delito. Yo nunca dije que, por ejemplo, los jóvenes encapuchados que fueron al Congreso Nacional, no sabremos nunca si eran de primera línea o no. Pero el aplauso cuando fueron recibidos a mí me llamó la atención. Me preocupa. Porque ciertamente no son la línea política, espero, que nosotros tenemos. Si nosotros condenamos la violencia, por lo tanto estamos completamente aparte de aquellos que la practican. Y no los aplaudimos”.

/psg