El ministro (s) del Interior, Juan Francisco Galli, calificó como “un evento grave” las barricadas e incendio que produjo un grupo de encapuchados en la estación de Metro Los Quillayes (L4), en medio de una manifestación que en un principio había sido pacífica.

“Está en investigación cuáles fueron las circunstancias en que se inició ese incendio, pero se incendió una bodega, el cual fue controlado por carabineros a través de extintores y luego por bomberos. Ese incendio que fue bastante acotado dentro de la estación”, comentó la autoridad.

Además, señaló que “no hubo personas detenidas, lo que hizo carabineros fue disuadir a gran parte de los manifestantes que estaban en el lugar y por lo tanto tratar de que se alejaran sobre todo porque podían ponerse en peligro su integridad física y sus vidas producto de este incendio”.

Es por ello que “hemos definido como una estrategia, ya hace un buen tiempo, de intervención selectiva que va más allá de las detenciones que se practiquen en flagrancia. Lo que estamos haciendo son intervenciones, obtener evidencias y luego, gracias al trabajo de las policías y muy en coordinación con la fiscalía, poder obtener evidencia y detener a aquellas personas que cometan delitos graves y en este caso hay que determinar cuáles fueron las circunstancias que dieron lugar al incendio, pero en otras ocasiones hay lanzamientos de bombas molotov o porte de bombas molotov incluso porte de armas”, añadió.

“De todos los eventos, tanto masivos, donde hay gran concurrencia de personas como también en la contención de manifestaciones y en el ejercicio del derecho a reunión, es importante siempre tener en cuenta que nuestra estrategia tiene objetivo dos cosas: el resguardo del orden público, pero con pleno respeto de los derechos de las personas y eso es una ecuación difícil de equilibrar, pero a la vez es el objetivo que tenemos como equipo del Ministerio del Interior, estamos dotando más equipamiento, desarrollando entrenamientos del personal y diseñando estrategias novedosas para hacer frente a lo que se viene durante todo el año”, complementó el ministro (s).

Finalmente, señaló que “el sistema del transporte público, especialmente de la Región Metropolitana, pero en general de las grandes urbes en Chile, es un tema de preocupación, el Ministerio de Transportes tiene obviamente un plan de contingencia” ante estas situaciones.

Ataques a cuarteles

Galli también se refirió a los constantes ataques a cuarteles policiales que han ocurrido en las últimas semanas, recalcando que “es importante a hacer un llamado, una cosa es la protesta social, las legítimas demandas que puedan tener los ciudadanos y otra cosa completamente distinta es la violencia”.

“En este caso, cuando hay ataques a cuarteles policiales es la violencia la que se utiliza para atacar específicamente a carabineros y el rol de carabineros es cuidar a las personas y por lo mismo lo que ha habido es dotarnos también de medios de recogimiento, recolección de evidencias y así tener resultados respecto a las personas que están atacando a los cuarteles”, afirmó.

Por último, dijo que “hemos tenido detenidos y hay personas en prisión preventiva y lo ideal es llegar a que ningún cuartel policial sea atacado nunca porque esa violencia no se justifica en ningún sentido”.

/psg