La Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones (PDI) se encuentra investigando el hallazgo de un cráneo humano en medio de unos matorrales cercanos al sector Cementerios de San Antonio.

El pasado jueves, una vecina del sector encontró el cráneo e informó a Carabineros sobre la situación, y esa misma tarde funcionarios de la PDI pudieron identificar que se trataba de una parte de un cuerpo humano que tenía data de muerte de 50 años.

“Se halló el cráneo sin el resto del cuerpo. Se trabajó en el sitio del suceso para establecer si se trató de una exhumación ilegal ocurrida en el cementerio luego de una profanación”, indicó el comisario Robinson Alarcón, jefe de la Brigada de Homicidios, al medio local El Líder de San Antonio.

El funcionario además descartó que se tratara de un resto arqueológico por la escasa antigüedad de la osamenta.

Tras las investigaciones durante el día del suceso, los funcionarios policiales encontraron un posible lugar desde donde pudo haber sido robado el cráneo. “Se encontró una tumba (nicho) que estaba semidestrozada en su parte superior. Al revisar el interior, el cuerpo no mantenía su cráneo”, detalló el comisario Alarcón.

A pesar que desde la PDI tienen sospechas de que el resto ósea podría haber sido robado desde el lugar que estaba abierto, todavía faltan las investigaciones para establecer si el cráneo corresponde al cuerpo que se encontraba en la tumba.

“Se coordinaron pericias con el Servicio Médico Legal, que levantará muestras de ADN desde el cráneo y del resto del cuerpo”, añadió el oficial, indicando que además se realizarán las indagaciones para identificar a las personas que profanaron el cementerio Parroquial.

/psg