Los casos de infectados por coronavirus (COVID-19) alrededor del mundo han ido en aumento durante los últimos días. En Italia, cerca de 40 personas contrajeron la enfermedad, y ya se han registrado en las últimas horas dos fallecidos.

Once localidades del norte del país, foco de la epidemia, fueron puestas en estado de aislamiento.

La mayoría de los afectados se localizan en Lombardía, donde el diputado de la región, Lorenzo Fontana, informó de 32 contagiados al presidente del Gobierno, Giuseppe Conte, quien se encuentra reunido con responsables de Protección Civil para tomar eventuales “medidas extraordinarias”.

En Véneto se han contabilizado siete personas contagiadas, que son familiares o allegados del hombre de 78 años que falleció por el COVID-19 en la localidad de Vo’ Euganeo, informó el presidente de la región, Luca Zaia.

También se ha informado de un contagio de una mujer de unos 80 años en Piacenza, en la región de Emilia Romagna, según los medios. Asimismo, la segunda víctima mortal es una mujer de 75 años de Casalpusterlengo, que había estado en el servicio de urgencias de la localidad de Codogno, el epicentro del foco.

Diez localidades de la provincia de Lodi, en la región de Lombardía, donde se registró este viernes el primer caso del hombre de 38 años, que se encuentra en estado grave, han sido puestas en estado de aislamiento.

Asimismo, también pusieron en aislamiento a Vo’ Euganeo, en provincia de Padua, de unos 4.000 habitantes después de los siete casos. También Pavia ha suspendido los festejos programados por el Carnaval.

Una buena noticia llegó desde el hospital Spallanzzani de Roma que declaró curadas a dos de las tres personas ingresadas desde hace varias semanas: un matrimonio de turistas chinos y un investigador italiano evacuado de Wuhan.

La preocupación se concentra ahora en conocer el origen de este foco, ya que resulta extraño para las autoridades que todos estos contagios sean originados por el caso de un italiano de 38 años que comió con un amigo que había estado en China y había regresado de este país el pasado 21 de enero, pero que ha dado negativo a las pruebas que le han realizado y nunca tuvo síntomas.

Corea del Sur declara emergencia “grave”

Por otro lado, el primer ministro de Corea del Sur, Chung Sye Kyun, anunció este sábado que el país se encuentra a una emergencia “grave” tras el incremento de casos de coronavirus confirmados en las últimas horas.

El país confirmó que el aumento de afectados llega hasta los 433, con un total de 229 casos más detectados desde este viernes en la tarde. Dos personas han muerto por la enfermedad.

“De acuerdo con nuestras leyes y principios, el Gobierno actuará sin reparos contra aquellos actos que interfieran con los esfuerzos de cuarentena, como la acaparación ilegal de medicinas, o aquellos que provoquen la incomodidad de la población, como la declaración de manifestaciones multitudinarias”, declaró la autoridad, según publicó la agencia oficial de noticias surcoreana Yonhap.

El número de casos se ha disparado en los últimos días, en especial en el hospital de Daenam, en el condado de Cheongdo, en el sureste del país, y en una pequeña congregación cristiana en la ciudad de Daegu, donde han aparecido el 80 por ciento de las infecciones constatadas.

Es por ello que el primer ministro – que compareció ante las cámaras vestido con un traje amarillo propio de los efectivos de emergencia – también recomendó a la población creyente que se abstenga de participar en misas concurridas y piensen en opciones alternativas para celebrar eventos religiosos.

/psg