Rechazo absoluto. Eso fue lo que produjo en la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF), la disposición del Ejecutivo para avanzar en un proyecto de ley que crea un nuevo estatuto para el empleo público.

Esto porque el Ministerio de Hacienda anunció que a partir de marzo se abocaría junto con el Servicio Civil, en la preparación de un proyecto de ley que precisamente avanza en esta dirección y cuyo foco es establecer normas de ingreso, desarrollo y egreso a todos los funcionarios a contrata que actualmente están bajo esa modalidad y que no se regulan por el Estatuto Administrativo.

Lo anterior, según comentan desde la ANEF, generó una fuerte controversia, y no precisamente por la noticia en sí misma, sino por la forma en esta fue comunicada. Por eso fue que decidieron llevar a cabo una reunión extraordinaria para oficializar su postura y cuestionar el hecho de que desde el Ministerio de Hacienda, al menos, no se les convocara para informarles que se iban a avanzar en estas materias.

Una de las opiniones más críticas al respecto, la fijó la subsecretaria general de la ANEF, Ana María Gutiérrez, quien no solo “rechazó de plano que esta iniciativa se hagan a través de la prensa, y no conversadas en el marco de un diálogo”, por tal motivo, además, manifestó sentirse “en desacuerdo con que el gobierno ni siquiera nos llamara a una mesa de negociación, donde nosotros pudiéramos defender el empleo y las necesidades de los trabajadores”.

Sin embargo, y pese a que lo convenido en la reunión es fijar una posición de rechazo transversal ante la iniciativa, que de hecho va a ser oficializada hoy en un comunicado, lo cierto es que al interior de la ANEF hay quienes apoyan este tipo de cambios y quieren avanzar en esta dirección.

Una de ellas es la directora de la ANEF, Andrea Palacios, quien se manifestó a favor y si bien reconoció que desde su organización están preocupados. A su juicio “no creo que debamos irnos en una negativa sin saber cuál es el proyecto y qué materias va a contener y abordar”. En este sentido, hizo un llamado a crear espacios de diálogo, porque “no nos podemos quedar con leyes tan obsoletas y creo que debemos hacer un cambio abrupto y mirar las cosas con alturas de miras. Todo eso sin que esto ponga en desmedro las garantías de nuestros trabajadores”.

En tanto, desde otros sectores -que si bien no se rigen bajo el mismo estatuto del ANEF dado que se encuentran fuera del sector centralizado-, respaldaron la postura de la agrupación. Desde el Colegio de Profesores de Chile, su presidente, Mario Aguilar, dijo que “causa suspicacia que el un tema que ni siquiera se trató en la mesa de negociación del sector público que se llevó a cabo a fines del año pasado, salga de la nada y ahora vaya a ser un proyecto de ley”.

Una visión similar entregó el vicepresidente de la Confederación Nacional de la Salud Municipal (Confusam), Esteban Maturana, quien apuntó que “cada vez que un gobierno pretende modificar leyes vigentes se nos generan dudas e incertidumbre, porque todo tiene letra chica”.

/gap