Siguiendo la tónica que impusieron los izquierdista de no dejar actuar a los artistas que no se han manifestado como simpatizantes del terrorismo social, ahora hay otros que van a beber de su propia medicina.

Es el caso, por ejemplo del alcalde Joaquín Lavín:

Y con mayor razón de la “despechada” Mon Laferte:

/gap