La famosa estrella Betelgeuse, cuyo brillo declinó inexplicablemente desde octubre, ha invertido ese efecto de atenuación y está recuperando brillo en las últimas observaciones.

La estrella, una supergigante roja, se acerca al final de su vida antes de convertirse en supernova, pero no se prevé que eso suceda antes de decenas de miles de años más o menos.

La fotometría obtenida durante aproximadamente las últimas dos semanas muestra que Betelgeuse, novena estrella más brillante en el cielo, ha detenido su gran disminución de brillo alrededor de magnitud 1.0 -casi un 36 por ciento- en relación con septiembre de 2019, escribieron astrónomos en The Astronomer’s Telegram.

Según estas observaciones, la estrella alcanzó un mínimo de luz promedio entre el 7 y el 13 de febrero de 2020. Esto es aproximadamente 424 +/- 4 días después del último mínimo de luz a mediados de diciembre de 2018. Por lo tanto, el episodio de desvanecimiento actual es consistente con la continuación del persistente período de 420-430 días presente en la fotometría previa.

Después, Betelgeuse definitivamente ha dejado de atenuarse y ha comenzado a aclararse lentamente. Por lo tanto, este episodio de “desvanecimiento” ha terminado, pero se necesita fotometría adicional para definir la fase de brillo, según la misma fuente.

Betelgeuse es conocida como una estrella variable semi-regular, lo que significa que su brillo es variable. Uno de sus ciclos es de aproximadamente 420 días, y otro es de aproximadamente cinco o seis años. Un tercer ciclo es más corto, con alrededor de 100 a 180 días.

/psg