Si el escenario económico ya era complejo para Chile, ahora la situación se agravó. Es que la propagación del coronavirus se sumó a la desaceleración interna por la que atraviesa el país, afectando el desarrollo de la actividad, principalmente, el comercio exterior.

De acuerdo al Banco Central, en los primeros quince días de febrero, las exportaciones en 12 meses cayeron 17,4%, su mayor merma desde 2009, al totalizar compras por US$2.568 millones, mientras que las importaciones cayeron 28,7% (US$2.049 millones), también su mayor baja desde la crisis subprime.

En el detalle, las exportaciones de cobre registraron un descenso de 18,3% al totalizar compras por US$ 1.191 millones, en tanto, las mineras en su conjunto bajaron 18% llegando a US$ 1.317 millones. El sector frutícola, mostró una merma de 5,15% (US$271 millones). La industria tampoco tuvo mejor suerte, puesto que sus envíos aflojaron 19,67% (US$962 millones).

/gap