Trabajos en la ruta, falta de semáforos y zonas con patrones de manifestaciones son los parámetros que utilizaron el Ministerio de Transportes y la Unidad Operativa de Control de Tránsito (UOCT) para elaborar una lista con los 24 puntos críticos de Santiago, ad portas del primer lunes de marzo.

Este registro, según explican desde Transportes, corresponde a puntos “temporales” que se han vuelto problemáticos por distintos trabajos de mejoramiento vial y por la contingencia de los últimos cuatro meses. En estos, se espera un tráfico más denso y problemas en el desplazamiento para automovilistas y peatones.

Sin embargo, detallan que existen otros 24 sectores de alto tráfico “histórico” en la ciudad, sobre los que se está trabajando.

La titular de la cartera, Gloria Hutt, señala que, tras identificarse dichas intersecciones, una mesa de trabajo está elaborando un plan de contingencia que debiera ser comunicado durante esta semana.

“Tenemos en marcha una mesa de trabajo con los representantes de las unidades que intervienen en el control del transporte capitalino: Conaset, el Directorio de Transporte Público Metropolitano, Metro y el programa de Fiscalización”, precisa Hutt, añadiendo que “el objetivo es lograr un tránsito fluido para las personas y crear planes de contingencia que serán informados durante los próximos días”.

Metodología

En la elaboración del listado, además de la UOCT participaron las municipalidades, quienes detallaron los trabajos de vialidad presentes en cada comuna.

En el caso de los cruces sin semáforos, y aunque este es un dato catastrado por la UOCT, también se tomaron en cuenta aquellas intersecciones donde ya se han producido accidentes como efecto del alto flujo vehicular.

En el caso de los 12 puntos críticos donde se han registrado manifestaciones y barricadas desde el 18-O, la información fue recabada por Carabineros y los casos más complejos se ubican en las inmediaciones de Plaza Italia.

Y aunque la ministra reitera que “todos los años se constata un aumento de la congestión vehicular en Santiago en marzo”, hace un llamado especial “a planificar los viajes, respetar las normas del tránsito y estar alerta a las condiciones del mismo”.

Plan para el Metro

El ingeniero en tránsito Rodrigo Fernández advierte que el plan de contingencia en el que trabajan las autoridades debe contemplar de manera prioritaria cualquier eventualidad técnica en la red de Metro. “En la L4, por ejemplo, hay que pensar que un tren lleva alrededor mil personas. Cada bus ‘clon’ podría llevar a 100, entonces se necesitaría de 10 buses por cada tren que pasa. Si pasa cada 4 minutos, hay que pensar que se necesitan 10 buses en ese intervalo de tiempo”, comenta.

Entre otras medidas, sugiere que se realice una resincronización de los semáforos de las principales arterias de la ciudad, además de desvíos “permanentes” de los recorridos de Transantiago en zonas de difícil circulación.

En lo anterior coincide Patricia Galilea, profesora UC del Departamento de Ingeniería de Transporte y Logística, quien apuesta por “vías completamente exclusivas” para buses en caso de fallas en el tren subterráneo. “Son medidas que se podrían tomar, que no cuestan mucha plata, pero cuesta que culturalmente lo entendamos, sobre todo los automovilistas. Los buses trasladan a mucha más gente que los autos”.

/psg