El ministro de Defensa, Alberto Espina, volvió a referirse al ataque que sufrió el Monumento a los Héroes de Iquique ubicado en Valparaíso, el sábado pasado, cuando en medio de una manifestación, un grupo de personas ingresó al área resguardada y lanzó pintura.

El secretario de Estado explicó que atentar contra este monumento -destruirlo o dañarlo- tiene una pena que va de los 541 días a los cinco años de cárcel.

Además, señaló que, su custodia es responsabilidad de la Armada, “por lo tanto, en uso de las normas de legítima defensa, esta tiene todo el derecho de impedir que lo destruyan”.

“Si hay una agresión ilegítima, existe necesidad racional del medio empleado para impedirla o repelerla, o falta de provocación suficiente, es decir, si un grupo de vándalos pretende destruirlo, la Armada de Chile tiene el deber de protegerlo, incluso usando sus armas de fuego, si se llega al extremo que lo justifique”.

Por otra parte, el ministro manifestó que lo que las protestas que se están realizando en la actualidad “es delincuencia y lo que corresponde en un Estado de Derecho democrático es que se actúe con todo el peso y rigor de la ley”.

Ante las manifestaciones y el contexto en Chile para marzo, el ministro señaló que se llevará en la agenda de gobierno considera un eje de orden público, en el que “las FF.AA., sin necesidad de decretar estado de excepción, puedan, cuando esté gravemente en riesgo la infraestructura crítica, salir a su custodia”, dijo el ministro de Defensa.

/psg