El rápido deterioro de la situación económica del país, producto de la crisis del coronavirus tiene a los consumidores en los niveles más pesimistas desde que hay registro y solo comparable con las secuelas que dejó la crisis social de octubre pasado.

De acuerdo con el Índice de Percepción del Consumidor (Ipeco) ) desarrollado por el Centro de Estudios de la Universidad del Desarrollo (UDD), en abril la confianza de los consumidores retrocedió 18,6 puntos, manteniéndose en el nivel “extraordinariamente pesimista”, al llegar a 49,6 puntos, su segundo peor registro desde los 48 puntos que marcó en diciembre último.

La mayor diferencia, eso sí, entre lo que se vivía en los últimos meses del año pasado y lo que se registra ahora, es que en abril se ve también un fuerte deterioro de la situación presente, sumado al impacto en la evaluación sobre el futuro, que se evidenció tras el 18-O.

Así, la confianza en la actualidad (índice coyuntural) disminuyó de forma aguda (74,5 puntos), llegando a 32,8 puntos, pasando del nivel moderadamente pesimista al extraordinariamente pesimista. Por su parte, la confianza en el futuro (índice de expectativas) aumentó marginalmente (1,7 puntos), aunque se mantuvo también en el nivel extraordinariamente pesimista.

/gap