Mario Salas no va más y fue despedido de la banca de Colo Colo. Tras caer ante Curicó sumó su cuarta derrota consecutiva, dejando al equipo muy relegado en la tabla y esto fue el detonante de su salida del club.

El Comandante tenía contrato hasta fin de año, es decir, por 10 meses más, por lo que la dirigencia tendrá que pagarle una indemnización por el tiempo que le quedaba de vínculo con el Cacique.

De esta manera, según consigna el diario El Mercurio, Blanco y Negro deberá cancelarle al Comandante cerca de 600 mil dólares, es decir casi 480 millones de pesos.

Antes de eso los albos tuvieron que pagarle una indemnización a Pablo Guede, por lo que el club ha tenido que desembolsar altas sumas sólo en despidos de sus entrenadores

/gap