Un reservado encuentro sostuvieron, a las 8.30 horas de este martes, los timoneles de la Nueva Mayoría en el departamento del jefe del PPD, Gonzalo Navarrete, en Providencia.

A la cita llegaron el presidente del PS, Alvaro Elizalde; del Partido Radical, Ernesto Velasco, y del PC, Guillermo Teillier.

En reemplazo de la presidenta y abanderada de la DC, Carolina Goic -a quien la semana pasada su partido decidió excluir de las negociaciones presidencial y parlamentaria del bloque- asistió el vicepresidente Matías Walker. El diputado es uno de los parlamentarios cercanos a la senadora al interior de la colectividad.

En la antesala de la junta nacional de la DC, que resolverá este sábado si llega con Goic a la primera vuelta de noviembre o compite en la primaria de la Nueva Mayoría en julio, los timoneles buscaban explorar un acercamiento que impida el “quiebre” del conglomerado de gobierno en caso de que la falange opte por el “camino propio”.

La reunión, sin embargo, estuvo marcada por advertencias cruzadas.

Según quienes supieron del encuentro, en éste, el PS, el PPD y el Partido Radical notificaron a la DC que bajo un escenario de competencia en noviembre, el partido que dirige Goic debería ir en una lista parlamentaria aparte de la Nueva Mayoría.

Es decir: el resto de los partidos presentaría una lista propia, excluyendo a la DC.

El PPD, incluso, señaló en la cita que bajo una resolución de ese tipo el partido se alinearía inmediatamente detrás de la candidatura del senador Alejandro Guillier, quien hoy es respaldado por socialistas y radicales.

La respuesta DC no tardó en llegar. El diputado Walker puso sobre la mesa una idea que venía siendo sugerida por su partido a sus socios de la Nueva Mayoría en los últimos días: la posibilidad de un pacto de apoyo recíproco en segunda vuelta que compromete el apoyo del candidato perdedor al ganador en el balotaje.

El pacto, dicen en la DC, buscaba dar señales al sector progresista de que en caso de triunfara Guillier, la falange de alinearía con el parlamentario, descartando así los temores que se instalaron la semana pasada luego de que la ex ministra DC Mariana Aylwin advirtiera que si la DC no lleva candidato, algunos podrían votar por el ex Presidente Sebastián Piñera.

Walker lanzó una advertencia: que el pacto recíproco venía amarrado al acuerdo parlamentario. Es decir, se dejó instalada la amenaza inminente de que la DC no se alinee con Guillier en caso de llegar con Piñera a segunda vuelta si se excluye a la falange.

Sus palabras tenían un trasfondo interno: en las últimas semanas, parlamentarios de la DC, en especial diputados de la colectividad, se han enfrentado a Goic por los costos electorales que podría pagar el partido en caso de llegar a la primera vuelta. Algunos en la DC, incluso, hablan de una merma de ocho a 10 legisladores.

De acuerdo a las fuentes consultadas, en ese punto de la reunión algunos sugirieron buscar una fórmula que permita “desdramatizar” la competencia de la DC en primera vuelta, e incluso informalmente se redactaron algunos conceptos que los partidos podrían explorar apenas la junta de la DC tome su veredicto. Entre ellos, la intención de mantener el “entendimiento” entre el centro y la izquierda.

“Si la DC decide ir a primera vuelta es un camino sin retorno y tenemos la decisión tomada de que así hay cero posibilidad de un acuerdo parlamentario. Si la DC decide ir a primera vuelta, el PPD va a ratificar el apoyo a Guillier”, dijo a La Tercera el senador PPD Guido Girardi, consultado por la junta DC del sábado.

En tanto, y pese a las desavenencias públicas que ha marcado la convivencia de la DC con el PC en la Nueva Mayoría, en la falange aseguran que los comunistas han mostrado disposición a construir un acuerdo que ayude a preservar el bloque. En esa línea, valoran que el presidente del PC, Guillermo Teillier, desdramatizara en las últimas horas una competencia presidencial frente a los democratacristianos en noviembre.

/gap