“No me gusta que me estigmaticen con el cartel del tipo duro, porque nunca lo he sido. Soy directo, que es distinto y transparente. Los duros son los que golpean la mesa y yo jamás lo he sido”, dice de entrada el empresario agrícola Juan Sutil Servoin a La Tercera PM.

El próximo viernes 13 de marzo, será probablemente ungido como el nuevo presidente de la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC), el principal gremio empresarial del país, en medio de un año revuelto.

Y añade: “No me echo para atrás en nada de lo que he dicho, porque siempre lo he planteado con claridad y mucho respeto. No puedo borrar con el codo lo que dije o escribí. Sin embargo, eso no significa que hoy la posición como presidente de la CPC me hace ser más prudente y en ese sentido tengo que ser más prudente para tender los puentes adecuados”.

Lo cierto es que la coyuntura que le tocará enfrentar a Sutil al mando de la CPC no es menor, con elecciones de todo tipo de por medio y el proceso constituyente al frente. Un debate aún incierto, en el que puntos como el derecho de propiedad y de aguas -puntos de primera relevancia para el sector productivo- serán discutidos.

Dice estar agradecido por las muestras de confianza que le han entregado ad portas de la elección y que al mediodía de este viernes se reunirá con la mesa del gremio de la construcción.

“Me siento muy honrado y muy comprometido con Chile. Está pendiente la definición de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) y la Cámara Nacional de Comercio que tiene su propio candidato. Me parece muy bien que continúe Ricardo (Mewes en carrera) lo enaltece y lo ennoblece”, dijo.

Es que Sutil tiene fama de duro.

En 2007 no le tembló la voz al acusar que durante la administración de Michelle Bachelet existía un gobierno con dos almas. Por un lado dijo que estaba Edmundo Pérez Yoma (DC), que representaba –en sus palabras– a la institucionalidad y una mirada moderna de desarrollo. Mientras que por otro lado, estaba la “nueva izquierda” representada por el ministro del TrabajoOsvaldo Andrade (PS), quien –a su parecer- había generado “un conflicto tras otro”.

Por aquellos años, trabajadores sindicalizados apoyados por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) se tomaban empresas en discrepancias con la Dirección del Trabajo. Una de ellas fue Pacific Nuts –firma productora de nueces que forma parte del holding de Sutil– y luego ocurrió algo similar en la planta de la empresa salmonera AquaChile, por aquel entonces controlada por las familias Puchi y Fischer, hoy en manos de Agrosuper. En medio del conflicto, el propio Juan Sutil advirtió en una entrevista que “el sector empresarial está esperando señales del gobierno claras en que se le ponga un “pare” a este acto de reivindicación del pasado, que representa este movimiento comunista y que lo apoya el ministro Andrade”.

En octubre de 2007, se hizo pública una carta que envió Sutil a todos los consejeros de la CPC, a los senadores de la época: Eduardo FreiJuan Antonio Coloma y a los diputados Patricio Walker y Ramón Farías. En la misiva el empresario pidió ayuda a amplios sectores para enfrentar lo que él llamó “hostigamiento” de la Dirección del Trabajo. En diciembre pasado, se hizo pública una carta que dirigió Sutil a directivos de CNN Chile en la que anunció el término del avisaje al programa “Agenda Agrícola” en discrepancias por la cobertura que realizó el canal de Grupo Turner de las manifestaciones.

Más sobre La Tercera PM
/gap