Presiones de vientos no extremas de su cercana estrella son compatibles con que Próxima Centauri b, el mundo extrasolar en zona habitable más cercano, pueda tener atmósfera y favorecer la vida.

Es la conclusión de un estudio publicado en The Astrophysical Journal Letters, liderado por Chuanfei Dong, del Departamento de Ciencias Astrofísicas de la Universidad de Princeton, citado por Astrobites.

Desde su descubrimiento en 2016, el planeta que orbita Proxima Centauri, conocido como Próxima Centauri b, ha fascinado a los astrofísicos y entusiastas de la astronomía por igual. Este sistema es nuestro vecino más cercano, a solo 4,22 años luz de distancia.

Próxima Centauri es una enana M, el tipo de estrella más pequeño, más fresco y más débil. Debido a que estas estrellas son tan frías, sus zonas habitables, las regiones alrededor de una estrella donde un planeta puede soportar agua líquida, están mucho más cerca de la estrella. Pero los planetas que orbitan en las zonas habitables de las enanas M, como Proxima Centauri b, son mucho más susceptibles a los vientos estelares.

Los vientos estelares son flujos rápidos de material que son expulsados de las estrellas, lo que puede erosionar las atmósferas de los planetas que albergan estas estrellas. Esta erosión atmosférica afecta a los científicos de exoplanetas, porque los planetas deben ser capaces de retener una atmósfera el tiempo suficiente para que la vida se forme y evolucione para ser considerada habitable.

Además de apoyar la formación de la vida en primer lugar, las atmósferas planetarias pueden revelar la presencia de la vida a través de las biofirmas, sustancias o fenómenos que sugieren la presencia de un proceso biológico indicativo de la vida. Los científicos de exoplanetas actualmente están tratando de determinar qué firmas biológicas son detectables utilizando instrumentos actuales y futuros, y cuáles indican definitivamente la presencia de vida. Muchas de estas firmas biológicas propuestas requieren la presencia de una atmósfera.

Debido a que una atmósfera duradera es tan crucial para la habitabilidad del planeta y la detectabilidad de las biofirmas, los autores de este artículo decidieron investigar si nuestro exoplaneta vecino es capaz de mantener una atmósfera lo suficiente como para que la vida se forme y evolucione.

Los autores de este artículo examinaron dos casos en su estudio: el caso 1, en el que la presión del viento estelar es máxima, y el caso 2, en el que la presión del viento estelar es mínima. En ambos casos, consideraron un caso magnetizado y no magnetizado para Próxima Centauri b. Luego, los autores utilizaron un modelo sofisticado desarrollado originalmente para Venus y Marte, que tiene en cuenta las diversas reacciones químicas que pueden tener lugar en una atmósfera planetaria.

Los autores descubrieron que cuando la presión del viento estelar es máxima, Proxima Centauri b y otros exoplanetas de estrellas enanas M similares son generalmente incapaces de soportar una atmósfera durante miles de millones de años tanto en los casos magnetizados como no magnetizados. Sin embargo, para valores más bajos de la presión del viento estelar, un Proxima Centauri b magnetizado puede potencialmente mantener una atmósfera durante miles de millones de años, lo suficiente para que la vida se desarrolle como lo ha hecho en la Tierra.

Aunque estos resultados son prometedores, los autores advierten que la mayoría de las propiedades de Próxima Centauri y el planeta que alberga son actualmente desconocidas, lo que dificulta la obtención de conclusiones definitivas. Sin embargo, futuras misiones como el telescopio espacial James Webb probarán estas características y proporcionarán información adicional para determinar si Próxima Centauri es nuestro vecino más habitable.

/psg