Con pocos minutos de diferencia, los distintos comandos por el “apruebo” y el “rechazo” dieron el puntapié inicial a sus campañas por el plebiscito del 26 de abril. Con banderas, chapitas y videos, las colectividades hicieron el primer acto de la histórica carrera por la consulta sobre una nueva Constitución.

Uno de los primeros fue Renovación Nacional, a través de su presidente, Mario Desbordes, quien llegó hasta la sede del partido para dar a conocer detalles de la campaña institucional. Y es que RN decidió avalar ambas posturas y dar “libertad de acción” a sus militantes, pese a que existe una mayoría por el “rechazo”.

Así, la campaña del partido buscará dar cuenta de la diversidad. “Como en muchas familias, hay personas en RN que, respecto del plebiscito, pensamos distinto”, explicó Desbordes, desestimando eventuales conflictos o una polarización interna.

Pero las diferencias quedaron en evidencia a los pocos minutos, cuando cada comando pudo -en el mismo lugar y por separado- hacer sus propio punto de prensa.

Mientras el propio timonel del partido y, más tarde, quienes avalan la opción del “apruebo” los diputados Ximena Ossandón y Andrés Longton, entre otros– criticaron que se vinculara la violencia con esa opción, el grupo que está por el “rechazo” –liderado por los senadores Andrés Allamand y Francisco Chahuán, y el diputado Diego Schalper– usaron justamente ese argumento.

En ese sentido, Desbordes dijo que ha habido personeros “que han intentado vincular la violencia con una de las dos opciones y eso es falso. Las personas que están con la violencia, que están incendiando, que están destruyendo, quieren derrumbar el proceso, quieren echarlo abajo. Ellos no están por la opción A o B, ellos no quieren que haya un proceso constituyente, no quieren que haya reformas ni una nueva Constitución”.

La respuesta vino por parte de Allamand, quien afirmó a La Tercera: “Estoy en desacuerdo con Mario Desbordes. Hay sectores claramente identificados, como el PC y organizaciones sociales, que están en el ‘apruebo’ y validan la violencia. Ese es un hecho objetivo que no hay que desconocer”.

/gap