Una de las primeras medidas que tomó el gobierno como reacción al estallido social fue estabilizar las cuentas de la luz. La iniciativa, que se aprobó a fines de octubre en el Congreso, buscaba alivianar la carga de los usuarios, pues en 2019 ya se habían concretado dos alzas en las tarifas eléctricas y se preveían otros ajustes.

La fórmula que utilizó la autoridad fue crear un fondo que estabiliza las tarifas y que tiene un tope de US$1.350 millones o hasta llegar a junio de 2023. Este fondo registra los recursos no percibidos por las eléctricas por los incrementos no traspasados a público, los que serán devueltos cuando entren en vigencia contratos de suministro eléctrico más baratos, principalmente renovables, lo que se espera para los próximos años. Ahí la operación es al revés: las bajas que corresponderían no se ejecutan, manteniédose las tarifas y compensándose por esa vía a las eléctricas.

Sin embargo, el alza que ha mostrado el tipo de cambio en los meses recientes, está jugando en contra del mecanismo. Así, y en tan solo cuatro meses, este fondo ya ha acumulado unos US$638 millones, lo que representa el 47% del total. Esto, según el seguimiento que realiza la consultora Valgesta para este proceso.

La Comisión Nacional de Energía (CNE) calculó el fondo con un tipo de cambio entre $700 y $720, pero la cifra ha sido superior en los últimos meses (desde octubre a la fecha), pues el valor promedio en el período es de $778. Como efecto del estallido social, en octubre y noviembre el dólar fluctuó sobre los $800. Luego bajó, pero subió de nuevo con la aparición del coronavirus a partir de enero.

Los analistas no esperan que el dólar vuelva a los niveles previos al 18 de octubre. Incluso, según el consenso de Bloomberg, el mercado no lo ve bajo $750 en todo lo que resta de este año.

Fórmulas del gobierno

Lo anterior complica al Ministerio de Energía, pues calculó un dólar menor a eso. Sin embargo, al ser consultado el secretario ejecutivo de la CNE, José Venegas, sostuvo que en este momento es prematuro especular si el fondo se ocupará antes de lo previsto.

“Por el momento el fondo es suficiente. En todo caso, tenemos tiempo y estamos permanentemente monitoreando la situación”, indicó.

En relación a si están tomando alguna medida para modificar su fórmula, Venegas señaló que “toda situación alrededor de los precios regulados está permanentemente en estudio, más aún con los efectos del tipo de cambio”. En esa misma línea, sostuvo que por el momento hay que tener certeza de que la estabilización de precios lograda en noviembre de 2019 será un factor de tranquilidad este año. “En el momento que los antecedentes ameriten tomar medidas, lo haremos”, aseguró.

Cabe recordar que lo estabilizado fue el segmento de generación, que representa el 70% de la cuenta de la luz. Posteriormente también se congelaron los segmentos de transmisión y distribución.

/psg