Un incremento del 6,1% reveló el índice de evasión en la Red Metropolitana de Movilidad, dado a conocer hoy por el Ministerio de Transportes.

La medición abarcó lo ocurrido en el último trimestre de 2019 y, por ende, la cifra se vio influida por el estallido social que comenzó el 18 de octubre y que se manifestó en actos masivos de evasión y destrucción de infraestructura de transporte público.

El índice alcanzó un 32,7%, pero no superó el 34,6% que registró el último trimestre de 2016. “Todo indicaba que iba a ser mayor. No es la cifra récord”, aseguró la ministra de la cartera, Gloria Hutt.

La autoridad explicó que la evasión varió de forma significativa entre los diferentes operadores de buses. “Eso refleja que la ciudad se vio afectada en distinta forma y que los viajeros enfrentaron situaciones complejas de distinta magnitud”, agregó.

El máximo lo tuvo Subus, que alcanzó un 44% de evasión, mientras que un operador se mantuvo por debajo del 20%. En detalle, la metodología consideró 30 mil registros ocurridos en los meses de octubre, noviembre y diciembre. De ellos, un tercio fueron tomados antes de que comenzara la crisis social.

La medición considera exclusivamente lo ocurrido en la red de buses. La jefa de la cartera explicó que lo ocurrido en el Metro, donde se registraron las evasiones masivas, será difícil de medir, y no confirmó que llegar a esa cifra esté dentro de los planes del ministerio.

“En Metro se puede hacer una estimación comparando las transacciones registradas versus las históricas, pero eso no refleja solo la evasión, sino que también influyó la no disponibilidad de las estaciones. Todavía hay 25 estaciones sin operar. Esa diferencia no se puede atribuir solo a evasión”, explicó Hutt.

Retomar fiscalizaciones y facilitar la recarga

Se pensaba que la cifra sería mayor, pero la ministra aclaró que la medición refleja la cantidad real de personas que “usaron el sistema y no pagaron”.

“Vimos una serie de opiniones y supuestos, pero si alguien tiene una cifra distinta con evidencia contundente que la pueda respaldar, nos gustaría conocerla”, dijo.

“Puede ser que hubiera días en que fue mucho más alta, eso es perfectamente comprensible, pero esa es una percepción basada en la experiencia de uno o dos días y no refleja la realidad de todo el sistema”, añadió.

Consultada sobre las medidas que baraja el ministerio para reducir las cifras de evasión, como por ejemplo instalar torniquetes, Hutt aclaró que, aunque dicho elemento ha demostrado reducir el fenómeno, considera que “un mejor servicio va a tener una mejor respuesta de pago”.

En ese sentido, anunció que la próxima semana esperan dar a conocer una aplicación digital para realizar recargas a la tarjeta bip!, que además buscará facilitar la activación de la carga.

También confirmó que las fiscalizaciones, que se habían detenido para priorizar los recursos en reponer los servicios, fue retomada en enero y ha ido implementándose “gradualmente”.

/psg