erdos que permitan a Chile hacerse cargo de las demandas que la ciudadanía plantea”.

El Presidente volvió a plantear el tema el martes en La Moneda, hasta que le pidió a su ministra vocera, Karla Rubilar, que se comunicara con Televisión Nacional para transmitir el punto.

El mismo martes, a las 16 horas, la nueva presidenta del directorio, Anita Holuigue, recibió la llamada de la ministra. Lo que se sabe hasta ahora es que lo que transmitió la vocera no fue un reclamo ni una advertencia. Rubilar, incluso, no habría mencionado en la conversación al Presidente ni que llamaba por encargo suyo. Le habría consultado a la ejecutiva su opinión sobre el mensaje de los animadores, y le habría hecho

Se fue de vacaciones en febrero con una crisis social y política que se había originado el 18 de octubre y que permanece hasta el día de hoy. Y si bien desde que volvió de su descanso el Presidente Sebastián Piñera tomó la determinación de estar públicamente más activo, estos últimos días también decidió tener un rol protagónico para enfrentar la emergencia sanitaria provocada por el coronavirus.

La presencia del Mandatario en las reuniones y gestiones para enfrentar la crisis -desde el pasado 3 de marzo, cuando se confirmó el primer caso de un contagiado en Chile- han aumentado, al igual que sus intervenciones públicas sobre la materia. Desde ese día a la fecha, el Jefe de Estado ha sostenido reuniones con subsecretarios, videoconferencias con intendentes y conversaciones con mandatarios de otros países. Además, se ha encargado de liderar las vocerías para dar los anuncios en la materia, por ejemplo, cuando el viernes, a las 21.00, dio a conocer una serie de medidas.

Desde ese día, además, ha intensificado sus actividades: ha sostenido reuniones todas las mañanas, a las 8.30, con el equipo de ministros que monitorea la crisis -las que han sido difundidas a través de las redes sociales- y ayer nuevamente volvió a anunciar una serie de medidas, entre ellas, el cierre de las fronteras, lo que comenzará a regir a partir de este miércoles.

Si bien la protagónica presencia del Presidente siempre ha sido motivo de análisis en el oficialismo y de cuestionamientos debido a los riesgos que eso implica para su figura y el gobierno, esta vez en el bloque dicen que el Mandatario tiene “una oportunidad”, debido a que uno de sus “grandes atributos” -según señalan en el sector- es ser “gestor de crisis” y que, por ende, puede capitalizarlo bien si lo hace de manera correcta. En ese sentido, son varios los que recuerdan que Piñera ha ejercido ese rol cuando ocurrió el terremoto del 27F, la situación de los mineros atrapados en el yacimiento San José, y ante incendios y aluviones. Y, por lo mismo, afirman que es “parte de su ADN”.

En el oficialismo recalcan que el coronavirus es una crisis a nivel mundial, que nadie puede negar que se requieren de acciones inmediatas y en donde todos los mandatarios han liderado acciones en sus respectivos países. Sin embargo, reconocen que también es una oportunidad porque ha contribuido a dejar en segundo plano la crisis social y las movilizaciones que comenzaron en octubre, dando un “respiro” a La Moneda y al Presidente.

En el bloque, además, advierten que si se consideran los números del Mandatario en las encuestas -donde según la última CEP cuenta con un 6% de respaldo ciudadano- es “imposible” que caiga más y que, en estos momentos, que lidere las gestiones por el coronavirus es algo positivo, sobre todo para la centroderecha, donde varios aspiran a reconquistar, al menos, a ese electorado. Y esta visión también es compartida en La Moneda.

De todas formas, nuevamente los parlamentarios de Chile Vamos, pese a que ven como positivo el rol preponderante de Piñera, advierten que es importante que no se “engolosine”, que ahí hay “un peligro” y que puede terminar pasándole la cuenta como cuando -recuerdan- recorrió varios países mostrando el papelito de los 33 mineros.

En ese contexto, un diputado de Chile Vamos también plantea que Piñera tiene que tener una justa proporción y delegar algunas de las vocerías para no excederse.

“Creo que ha actuado bien y con sentido de oportunidad. Ha logrado un buen equilibrio entre las recomendaciones sanitarias y el sentido común de los sectores políticos que en forma transversal han sido convocados a La Moneda”, plantea el diputado UDI Patricio Melero, mientras que su par de RN Paulina Núñez dice que “el Presidente no solo debe tomar las decisiones, sino también liderar las medidas; es una oportunidad para recuperar su aprobación y la confianza de los chilenos si toma medidas drásticas y oportunas. Los chilenos valoraron muy bien el cierre de fronteras, y debe moverse en esa línea: medidas drásticas, porque lo que está en juego es la salud de nuestros compatriotas”.

El senador RN Rodrigo Galilea, en tanto, plantea que “en una situación como esta, los Presidentes de la República están obligados a asumir un rol preponderante, porque esto termina afectando a todas y cada una de las áreas del país”, mientras que el diputado del mismo partido Andrés Celis indica que “en las vocerías tiene que haber una sola persona, y creo que no debiera ser ni el Presidente ni el ministro (Jaime) Mañalich. Por una razón muy sencilla: tanto el Presidente como el ministro Mañalich las encuestas dicen que la credibilidad de ellos es bajísima y, obviamente, eso no ayuda a empatizar”.

Al respecto, la última encuesta Cadem da cuenta que, en cuanto a la evaluación de los personajes frente al coronavirus, los alcaldes van liderando la tabla con un 75% de respaldo, mientras que el Presidente está en sexto lugar (de un total de ocho) con un 30% de aprobación, seis puntos más arriba que Mañalich. La ciudadanía, no obstante, se muestra mayoritariamente a favor de las medidas que ha anunciado el gobierno para enfrentar la pandemia. Por ejemplo, un 98% está de acuerdo con el cierre de fronteras.

En Chile Vamos, sin embargo, advierten que el Presidente debe ser pionero en tomar las iniciativas y encargarse de comunicar bien. En el bloque, de hecho, varios lamentaron el episodio del domingo pasado, cuando primero se transmitió por parte del gobierno y del consejo de expertos que no se deberían a suspender las clases escolares y, posteriormente, el Mandatario salió diciendo lo contrario. A esto se suman, sostienen las mismas fuentes, que las medidas no pueden tomarse de manera tardía. Y varios han visto con preocupación que se anunciara ayer, por ejemplo, el cierre de las fronteras y que recién se comience a implementar desde mañana.

/gap