La primera señal de que la ministra de Educación, Marcela Cubillos, daría un paso al costado de su cartera la entregó ella misma en febrero cuando, contraviniendo la orden presidencial de no hacer referencia a cuál sería su voto en el plebiscito del 26 abril, aseguró en una entrevista en La Tercera algo que era evidente:  “No soy neutral frente a los desafíos que vienen”, adujo y agregó, para quien tuviera alguna duda de que su opción era el rechazo que “somos todos parte de un gobierno cuyo proyecto de sociedad está representado por los valores de esta Constitución”.

Desde diciembre, sostienen fuentes cercanas a la secretaria de Estado, venía analizando la alternativa de asumir un rol protagónico en la campaña por el No, alternativa que ha enarbolado también su pareja, el senador Andrés Allamand. Tras el retorno de vacaciones del Presidente Sebastián Piñera, le habría comunicado su decisión, sin embargo, el jefe de Estado sería partidario de mantener a Cubillos en el Ejecutivo. Para lograrlo, afirman fuentes que conocen de la situación, habría sólo dos alternativas: encabezar el segundo piso, que hoy está a cargo del exministro Cristián Larroulet; o asumir en Desarrollo Social, cupo codiciado por la UDI y que actualmente está en manos de Sebastián Sichel, militante de Ciudadanos.

Si Piñera cede a las ambiciones de Cubillos, ésta podría retroceder en su determinación de abandonar el Ejecutivo. De otra forma, ficharía como uno de los rostros del No, lo que le acomoda en consideración no sólo a su ideología, sino también a su personalidad frontal.

Consultados en La Moneda, afirman que no han recibido notificación de la partida de Cubillos. Ella misma, frente a la pregunta de El Mostrador, es tajante: “Los ministros somos cargo de confianza del Presidente. No he renunciado”, dijo.

Otras fuentes sectoriales, sin embargo, apuntan a que ya hay movimientos en el Mineduc sobre eventuales reemplazantes ya que Cubillos habría pedido que la situación se zanjara antes del lunes 4 de marzo. Las gestiones han incluido cambios en equipos. Por ejemplo, la periodista Denise Peró, una de las más estrechas colaboradoras de Cubillos y que hasta enero de este año figuraba contratada a honorarios por $4,5 millones para “asistir al gabinete de la Ministra de Educación en temas propios del servicio y/o que demande da autoridad ministerial” está desempeñándose en Reveduc y ya se habla del posible reemplazante de la personera: el actual subsecretario Raúl Figueroa.

Una gestión compleja

El paso de Cubillos por Educación ha estado marcado por la impronta de la ministra quien en el pasado hizo campaña por el “Sí” para la continuidad del dictador Augusto Pinochet en el poder y que ha mantenido una relación tensa con el gremio docente y los estudiantes.

Hasta junio del año pasado, no obstante, Cubillos fue una de las mejor evaluadas en la encuesta CEP, con un 36% de aprobación. En el último sondeo, tal como ha ocurrido con el propio Piñera, se derrumbó y marcó apenas 8%, 28 puntos menos.

Impulsora de Aula Segura, que permite la expulsión inmediata de estudiantes involucrados en actos de violencia, respaldó el año pasado el ingreso de la Fuerzas Especiales de Carabineros al Instituto Nacional en medio de las protestas en el establecimiento y otras intervenciones similares.

Otro de sus caballos de batalla, que la llevó incluso a una gira por el país, fue Admisión Justa que planteó, sin éxito ni respaldo técnico, una serie de modificaciones a la Ley de Inclusión aprobada durante el gobierno de Michelle Bachelet y que permitía retornar a la selección.

En esta cruzada, incurrió en octubre en un error al aseverar, con cifras equivocadas, que el actual sistema que opera con un algoritmo, había implicado que la mayoría de los alumnos no quedaran en el primer colegio de preferencia. “Padres sienten no haber sido parte, en el pasado, de cambios que les afectan. Por ello lanzamos #CabildosDeApoderados para llegar al mayor número de padres y escucharlos (sic)”, adujo con la versión de que un 36% de los postulantes quedó en su primer preferencia y un 62% en alguna de las tres primeras. No obstante, el informe elaborado por expertos de la Universidad de Chile daba cuenta que un 54% quedó en su primera prioridad y un 80% en las tres primeras preferencias. Cubillos había usado una submuestra.

/gap