Naciones Unidas presentó en Viena el Informe Anual de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) de 2019, en el cual Chile fue catalogado como uno de los principales países de Sudamérica por donde sale la droga hacia el mercado europeo.

El informe señala que “el tráfico de drogas, en particular de clorhidrato de cocaína, por vía marítima desde los puertos de Chile hacia Europa, ha seguido aumentando”, y junto a Brasil y Colombia, son “los principales países de salida de la cocaína incautada en Valencia y Algeciras en España, que es una importante vía de entrada de las remesas de cocaína en Europa”.

En el documento se añade que a Chile no solo llega clorhidrato de cocaína (droga lista para el consumo), sino que también pasta de cocaína como materia prima para ser procesada. Los envíos de esta sustancia ilícita provienen principalmente de Colombia. Dicha modalidad de tráfico ha sido descubierta por medio de importantes incautaciones, que también han tenido lugar en Argentina, Brasil y Uruguay.

Según el informe, la superficie destinada al cultivo de cocaína en Latinoamérica se ha duplicado entre 2013 y 2017, pasando de 120.600 hectáreas a 245.000. El país que sigue teniendo la mayor superficie cultivada es Colombia, donde se totalizaron 169.000 hectáreas en 2018, nación que también experimentó un crecimiento de la producción en un 5,9%.

“El tráfico de drogas, en particular de clorhidrato de cocaína, por vía marítima desde los puertos de Chile hacia Europa, ha seguido aumentando” Informe Anual de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes

Aumento del consumo

El informe indica que alrededor de la mitad de los países de América registraron un aumento del consumo de cocaína en la población general, con un auge en el consumo de la pasta base, un derivado de la cocaína que antes era principalmente asociado a países productores, pero que se ha extendido entre las naciones de la región.

También se notificó el aumento generalizado del consumo de cannabis. Brasil, Colombia y Argentina han sido los mayores afectados, con incautaciones de esta droga que superan las doscientas toneladas en 2018.

En Chile se requisaron 16,8 toneladas en 2018, y aunque la cifra es menor a otros países de la región, se han mantenido los índices de prevalencia en el consumo, siendo Chile uno de los países con la tasa más alta: 14,5%.

El documento hace hincapié en que “más del 70% de los estudiantes universitarios ha recibido ofertas de cannabis en los últimos meses”.

Respecto a los altos índices de consumo de cannabis entre los jóvenes, el informe advierte que existe una estrecha vinculación entre el alto consumo de tabaco y alcohol y el posterior uso de drogas psicoactivas, respaldado en los datos de la Encuesta Mundial de Salud Mental, que incluyó a 17 países.

“Los autores señalan que en esos países la media de edad de inicio del consumo de esas sustancias es similar: 16 a 19 años en el caso del alcohol y el tabaco, 18 a 19 años en lo que respecta a la marihuana y 21 a 24 años en lo que respecta a la cocaína”.

Otra droga que ha aumentado su presencia entre los chilenos son los fármacos opioides de consumo no médico, cuya prevalencia de consumo se cuadruplicó del 0,3% en 2012 al 1,2%, en 2016.

Además del aumento en la incautación de drogas vegetales, el informe ha mostrado un alza de casi el 150% en las incautaciones de drogas sintéticas como el MDMA (también conocido como éxtasis), el cual representa un 80% de las incautaciones de drogas sintéticas que se hacen en Chile.

El 2018 se requisaron en total 840.000 dosis de drogas sintéticas, que además del MDMA incluyeron anfetaminas y metanfetaminas. Aproximadamente 500.000 dosis más que las incautadas en 2017.

Consumo femenino

El documento destaca que si bien el consumo de drogas ha sido un fenómeno históricamente relacionado a los hombres, “las mujeres están consumiendo ciertas drogas a igual nivel o en mayor proporción que los hombres. En todos los grupos de población de casi todos los países de las Américas, el uso indebido de fármacos tranquilizantes es mayor en las mujeres”.

/psg