La comunidad internacional condenó enérgicamente el atentado sufrido este sábado por el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, por parte de los colectivos chavistas durante una movilización en la ciudad de Barquisimeto. Este domingo, la ex fiscal general del país Luisa Ortega Díaz, quien se encuentra exiliada en Bogotá, adelantó que presentará pruebas ante la justicia internacional del ataque del grupo paramilitar del régimen de Nicolás Maduro.

“En Venezuela no hay justicia. Por ello, he decidido recabar todos los elementos necesarios para lograr que la justicia internacional castigue a los autores materiales e intelectuales del ataque contra el presidente Juan Guaidó y el pueblo barquisimetano. Ese hecho no quedará impune”, aseguró la ex titular del Ministerio Público (MP) venezolano, a través de su cuenta de Twitter.

“Todo aquel ciudadano que quiera ayudar con información sobre el hecho y los involucrados en el ataque, pueden enviarla al correo fiscaliavenezolana@gmail.com. Todo el contenido recibido será manejado bajo estricta confidencialidad”, agregó.

“La dictadura cobarde intentó asesinarme. Nueve impactos de bala recibió mi vehículo”, denunció Guaidó, durante un video en vivo en sus redes sociales. “Nicolás Maduro es un cobarde que no puede salir a las calles y por eso envía a grupos armados”, indicó.

El titular del Parlamento venezolano también apuntó contra el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) chavista, Diosdado Cabello, a quien también calificó de cobarde y dijo que el pueblo lo detesta: “Por eso agreden de esta manera a nuestra gente”.

Unas fotos muestran el momento exacto en que colectivos chavista, el grupo de choque del régimen de Maduro, apuntaron armas de fuego contra Guaidó. Son dos imágenes contundentes y en una de ellas se ve cómo el propio presidente interino de Venezuela advierte el peligro.

“La dictadura intentó asesinarme hoy. Me apuntaron. Nuestro único límite es el límite físico”, advirtió el líder opositor.

En el ataque de este sábado en Barquisimeto, en el estado venezolano de Lara (oeste), al menos cinco personas resultaron heridas, una de ellas es Yorbis Lucena, de 16 años, que recibió un disparo en una de sus piernas.

El momento en que uno de los colectivos chavistas le apunta con un arma a Juan Guaidó
El momento en que uno de los colectivos chavistas le apunta con un arma a Juan Guaidó

El atentado de la dictadura contra Guaidó fue condenado por Estados Unidos y por el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro.

Washington rechazó “los actos de desesperación y violencia” contra la manifestación liderada por Guaidó, según un mensaje de la cuenta de Twitter de la cerrada embajada de Washington en Caracas. Además, la cuenta diplomática sostuvo que el ataque fue “otro recordatorio de cómo el mundo debe defender a Venezuela” y destacó que “la democracia no puede ser intimidada”.

Por su parte, Almagro escribió en su perfil: “Condenamos los ataques y agresiones perpetradas hoy con uso de armas de fuego por colectivos armados y fuerzas represoras el régimen de Venezuela contra Juan Guaidó y la sociedad civil”.

Unos 2.000 simpatizantes de Guaidó se movilizaban por Barquisimeto cuando comenzaron a sonar ráfagas de detonaciones. La movilización se dispersó, aunque finalmente pudo reagruparse.

El alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Josep Borrell, también repudió lo sucedido, y consideró “inaceptable” el ataque contra la movilización encabezada por Guaidó. “Actos de esta naturaleza contra la oposición y la democráticamente elegida Asamblea Nacional y sus miembros son inaceptables y dificultan más los esfuerzos por una solución política a la crisis”, indicó una portavoz de Borrell en un comunicado.

/psg