Fue cerca de las 16:30 horas del lunes cuando el Ministerio de Salud (Minsal) confirmó lo que parecía inminente: el coronavirus llegó a Chile.

En una conferencia de prensa en el Hospital Regional de Talca, el ministro Jaime Mañalich fue quien dio a conocer la noticia: el primer contagiado en territorio nacional es un chileno de 33 años, oriundo de San Javier.

Se presume que la enfermedad la habría contraído en el sudeste asiático, particularmente en Singapur, país que presenta un brote de esta enfermedad con hasta ahora 110 casos confirmados.

Tras su paso por Asia, el paciente viajó a Europa, volviendo desde Madrid a Santiago en un vuelo comercial. Según indicó el Minsal, el hombre junto a su pareja llegó al Aeropuerto Arturo Merino Benítez el pasado 25 de febrero. Luego, tomó un bus hacia la región del Maule.

El caso fue notificado por el Instituto de Salud Pública (ISP) y el Laboratorio del Hospital Guillermo Grant Benavente, luego de analizar la muestra del paciente mediante la técnica PCR. Si bien el paciente se encuentra actualmente internado en Hospital de Talca en buenas condiciones, sería dado de alta próximamente, pero bajo vigilancia epidemiológica en su domicilio.

Chile en Fase 2

Luego de confirmar el primer de caso coronavirus, Chile pasó a estar en “fase 2” según el protocolo establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) ante emergencias epidemiológicas.

Esto significa que los esfuerzos médicos se enfocarán a que el contagio se mantenga circunscrito a una persona o, en el peor de los casos, a su círculo más cercano.

“Hemos entrado a la fase 2. Todo nuestro trabajo está en que, además que el paciente mejore, es encontrar a sus contactos“, afirmó el ministro de Salud, Jaime Mañalich.

Según indicaron desde el Minsal, se realizará un seguimiento a todas las personas que pudieron tener contacto con el paciente desde su ingreso al país.

De ser notificadas, los casos serán seguidos en un plazo de entre 14 a 30 días y, de ser necesario, se les aplicará el test para detectar el virus.

“Estamos preparados”

A los pocos minutos del confirmarse el caso de coronavirus, el Presidente Sebastián Piñera emitió una declaración pública. Desde el Palacio de La Moneda, el mandatario manifestó que antes de que se detectara este caso “informamos de forma completa y exhaustiva de todas las medidas tomadas en Chile para enfrentar la expansión del coronavirus”.

“Quiero dar un mensaje de tranquilidad a todos mis compatriotas. Hemos tomado, desde que se conoció del virus surgido en China, todas las medidas que ha recomendado la Organización Mundial de la Salud, y hemos establecido los protocolos correspondientes”, aseveró, asegurando que “estamos preparados para enfrentar esta epidemia”.

Piñera recordó además que en los próximos días, cuatro médicos especialistas chilenos viajarán a China, país en donde se originó el nuevo coronavirus (COVID-19) para ver en terreno las medidas que se están adoptando para contener la enfermedad.

Se trata de una delegación que nació luego que el pasado viernes el Presidente Sebastián Piñera conversara telefónicamente con su par chino, Xi Jinping, grupo que fue ratificado tras la reunión sostenida entre el ministro de Salud, Jaime Mañalich, y el embajador de la República Popular China en China, Xu Bu, el lunes.

“Así como en países del mundo el número de nuevos casos de coronavirus aumenta todos los días, la situación de China es extraordinariamente importante, porque las medidas que ellos han aplicado, que son fundamentalmente de salud pública, de educación a la comunidad, de control sobre los contactos, están funcionando”, sostuvo Mañalich.

Este martes, Piñera reiteró la importancia del viaje de la delegación: “Queremos aprender de lo que los chinos han experimentados desde el 31 de diciembre cuando se inició el primer caso de esta epidemia. Y eso será algo muy útil para nosotros”.

De esta forma viajarán Solana Terrazas, jefa de la División de Planificación Sanitaria del Minsal; Fernando Otaiza, jefe de la Unidad Prevención y Control de Infecciones Asociadas a la Atención (IAAS); Rodrigo Fuentes, epidemiólogo jefe de la Unidad Vigilancia de Enfermedades Transmisibles; y el médico de la Clínica Alemana Rafael Araos.

Protocolo en colegios

Previo a que se confirmara el primer caso de coronavirus en Chile, el Ministerio de Educación (Mineduc), a través de la División de Educación General, envió a los establecimientos educacionales un protocolo para la prevención y monitoreo del contagio del coronavirus que fue desarrollado en conjunto con el Ministerio de Salud.

El protocolo dice que cualquier estudiante o trabajador del establecimiento educacional que haya visitado alguno de los países donde hay brote del virus, debe permanecer en cuarentena hasta por 14 días después de visitado el país. En esta lista de países se encuentran, por ejemplo, China, Japón, Singapur, Corea, Italia e Irán, aunque ésta se irá actualizando diariamente en www.minsal.cl

En segundo lugar, “y ante la aparición de síntomas dentro del establecimiento educacional, se solicita que los equipos directivos informen de inmediato a la autoridad sanitaria regional correspondiente”. Específicamente, y mientras se espera que llegue al recinto educacional la autoridad sanitaria regional, se deberá llevar a la persona que presenta los síntomas a un lugar aislado del resto de la comunidad escolar.

En caso de que la autoridad sanitaria determine que no se trata de un paciente sospechoso, éste podrá retomar sus actividades habituales. Sin embargo, si se confirma, el director del colegio deberá colaborar con las medidas de prevención y monitoreo impartidas por la autoridad regional sanitaria, entre las que se encuentran la identificación, seguimiento y monitoreo de contactos, entre otras acciones.

Síntomas y prevención

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), los síntomas del coronavirus se asemejan al resfriado común. Estos incluyen fiebre, tos y dificultad para respirar. En casos más severos, puede haber una infección que cause neumonía, falla renal e incluso la muerte.

Por el momento, no existe vacuna, pero hay medidas simples para la prevención y reducir el contagio, como lavarse las manos por 20 segundos frecuentemente, evitar tocarse los ojos, nariz o boca sin haberse lavado las manos, y evitar el contacto con personas probablemente infectadas.

Asimismo, la OMS recomienda evitar el contacto directo con personas que padezcan infecciones respiratorias agudas y el contacto sin protección con animales de granja o salvajes.

Mascarillas y examen

En Chile ya se encuentra disponible el examen para detectar el coronavirus, tanto en la red asistencia pública como la privada.

Los beneficiarios de Fonasa en los tramos A, B y mayores de 60 años podrán realizarse el examen gratuitamente en los prestadores públicos, mientras el tramo C tendrá una cobertura del 90 por ciento y el D de 80%. Asimismo los tramos B, C y D podrán atenderse en el sector privado con una cobertura del 50%. Esto implica que su costo es de $2.800 a $5.600.

En los establecimientos de salud privados, este examen está arancelizado al mismo valor que el test que detecta la influenza. “Al ser codificado por Fonasa, se fijará un precio máximo de $20.000 para el examen (de COVID-19) y será publicado el decreto en el diario oficial para todos sus beneficiarios y que arrastra su cobertura para Isapres”, declaró el ministro Jaime Mañalich.

El ministro de Salud aclaró además que las personas pagan sólo si desean realizarse el examen por iniciativa propia. En cambio, si la autoridad ordena el test, este será gratuito.

Si bien el pasado 11 de febrero la subsecretaria de Salud, Paula Daza, descartó que en Chile exista una falta de stock de mascarillas, algunas farmacias y locales de venta de insumos médicos han dicho que en estos últimos días se han visto más compradores y menos disponibilidad de los productos.

Existen distintos tipos de mascarillas: las quirúrgicas de papel son recomendadas para evitar contagios; mientras que las autoridades estadounidenses están promoviendo el uso de las N95, que son mascarillas que filtran 95% de contaminantes en el aire. En cambio, en Europa, se está optando por las con filtro FFP2 o FFP3, de 92% y 98% de filtro de protección, respectivamente.

En las cadenas de farmacias, el precio por el pack de tres mascarillas quirúrgicas planas desechables planas van desde $2.599 a los $3.995. Sin embargo, se puede encontrar la caja de 20 mascarillas desechables a $3.199.

En tanto, la unidad de mascarilla desechable con norma N95 están en un rango de $3.990 a $4.990; mientras que la caja con 20 mascarillas o respiradores (modelo 8200) alcanza un valor de $14.590. 

Respecto a las mascarillas FFP2, la caja de 12 unidades está en $14.990. Las mascarillas FFP3, en cambio se venden en establecimientos dedicados a la construcción, ventas que en su mayoría se hacen previa cotización.

Según la Organización Mundial de la Salud, las personas que no manifiestan síntomas respiratorios no necesitan usar una mascarilla, ya que solo está recomendado para personas que presentan síntomas del coronavirus y para quienes cuidan de personas que tienen síntomas como tos o fiebre.

En ese sentido, la OMS aconseja hacer un uso racional de las mascarillas para “evitar el derroche innecesario de recursos valiosos y el uso indebido” de la herramienta que se utiliza fundamentalmente en hospitales y clínicas, además de pacientes oncológicos e inmunodeficientes, entre otros.

Cómo usar correctamente una mascarilla

En caso de necesitarla, la OMS recomienda un buen uso de las mascarillas, reiterando que antes de usar una se deben lavar las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón. Luego, se debe inspeccionar la mascarilla para ver si tiene alguna rasgadura.

Para el correcto uso de la mascarilla, hay que orientar hacia arriba la parte superior (donde se encuentra la tira de metal) y hacia afuera el lado coloreado.

Al colocar la mascarilla sobre la cara, se recomienda tirar del borde rígido de ésta para que se amolde a la forma de la nariz. Luego, se debe tirar hacia abajo de la parte inferior para que cubra correctamente boca y barbilla.

Después de usarla, la forma correcta de quitarse la mascarilla es retirando las cintas elásticas de detrás de las orejas manteniendo la mascarilla alejada de la cara y la ropa, botándola a un basurero cerrado apenas se termine de usar.

Por último, se deben lavar las manos después de tocar o desechar la mascarilla con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón.

/Gap