La OPS, la Organización Panamericana de la Salud, ha pedido a los países de América que aumenten los esfuerzos para garantizar a las mujeres embarazadas el acceso a los servicios de salud prenatal, ya que tienen un mayor riesgo de enfermedad grave por COVID-19, según muestran estudios recientes.

“Estudios y resultados de la vigilancia de COVID-19 publicados recientemente indicaron un mayor riesgo de la mujer embarazada de presentar formas graves de COVID-19 y por ende de ser hospitalizadas y admitidas a Unidades de Cuidados Intensivos” ha advertido la OPS en una nueva Alerta Epidemiológica que ha publicado esta misma semana. Desde la Organización han advertido que un total de 10 países han reportado 28.387 casos de mujeres embarazadas positivas de COVID-10, de las cuales 365 han fallecido desde principios de enero hasta el pasado 11 de agosto. “Los datos disponibles hasta el momento sugieren que las mujeres embarazadas están en mayor riesgo de desarrollar una forma grave de COVID-19 y, en algunos casos, podría evolucionar a la muerte”, ha advertido la alerta epidemiológica.

“Toda embarazada debe ser atendida de acuerdo con las directrices y normativas establecidas y vigentes en cada país y territorio de las Américas” han advertido para intentar reducir la mortalidad de las madres por coronavirus, especialmente aquellas que vivan en áreas remotas o rurales.

/gap