Un grupo de, hasta ahora, casi 80 personas está siendo contactado por la autoridad sanitaria luego de que se confirmara el primer caso de coronavirus en el país.

El “paciente cero” corresponde a un médico pediatra (33) de la comuna de San Javier, quien contrajo matrimonio a fines de enero y viajó con su esposa, enfermera (33), a ciudades de Europa y Asia, como parte de su luna de miel.

El recorrido incluyó Singapur, Indonesia, Malasia, las Islas Maldivas y, finalmente, España, país del cual regresaron el pasado miércoles 25 de febrero. Tras su arribo a Santiago, en un avión de British Airways proveniente de Madrid, la pareja abordó un bus interurbano para trasladarse a Talca, en la Región del Maule, donde ambos residen.

El médico comenzó con malestar el fin de semana pasado. Y el lunes consultó en una clínica privada. Fue derivado al Hospital de Talca, mientras que sus muestras fueron enviadas al Instituto de Salud Pública, en Santiago, y Grand Benavente de Concepción, que validaron el resultado positivo.

Así, a las 16.30 del día de ayer, el propio ministro Jaime Mañalich -quien viajó a la región, junto al subsecretario de Redes Asistenciales, Arturo Zúñiga- confirmó al primer infectado de Covid-19 del país: “Hemos entrado a la fase dos, lo que significa que todo nuestro trabajo está enfocado en lograr que las personas que están cursando esta infección mejoren. Es un hombre de 33 años que tiene una enfermedad bastante leve, prácticamente como una gripe o una influenza muy suave”, detalló.

Detección

Alfredo Donoso, director del Hospital de Talca, explicó que el paciente llegó con indicios de la enfermedad: “El 1 de marzo comenzó con sintomatología respiratoria, por lo que consultó al médico y salió positivo. Se activó el protocolo, que se cumplió cabalmente: ingresó a la urgencia y pasó a una sala de aislamiento. Actualmente se encuentra asintomático”.

Según informó Mañalich, se esperaba el alta médica del médico, con vigilancia epidemiológica y cumpliendo cuarentena en su casa. El cuadro clínico, en tanto, correspondía a fiebre y a dolor de cabeza. “El protocolo que hemos implementado es que las personas que puedan hacer cuarentena en sus domicilios, que así lo hagan. En los otros países, el 80% de los casos se han manejado en sus domicilios. Tenemos tranquilidad respecto de esta persona. Creemos que debería evolucionar, mejorar y quedar inmune”, agregó.

A partir de este caso, el protocolo define un seguimiento a los pasajeros del avión en el que viajó -se consideran los asientos más cercanos-, a las personas que iban en los asientos aledaños del bus con destino a Talca, los compañeros de trabajo con los que se reunió y sus familiares y amigos.

El monitoreo incluye llamados telefónicos y revisión de su condición de salud, para detectar, tempranamente, un posible contagio y aislarlo.

“Tenemos identificado el vuelo. Hemos pedido la lista aérea de todas las personas para identificarlas y seguirlas. Deben estar repartidas en todo el territorio nacional, fundamentalmente en la Región Metropolitana. El vuelo venía prácticamente lleno desde Madrid a Santiago”.

Círculo cercano

La esposa del doctor, y enfermera fue puesta en aislamiento, en su casa, y hasta ayer esperaba los resultados del examen para conocer si también está contagiada. “Se han activado todos los protocolos, como están establecidos. Estamos tranquilos, estamos bien, resguardando nuestra integridad y la de nuestra familia”, dijo a La Tercera.

La enfermera hizo un llamado a la tranquilidad y explicó que los síntomas se sucedieron en las últimas horas y no al momento de llegar al país. Esto, aludiendo a lo que se ha conocido hasta ahora del coronavirus, que no sería altamente contagioso en las fases previas al desarrollo de los síntomas. “Llamo a la tranquilidad. Cuando llegamos nosotros, estábamos asintomáticos”, señaló, agregando que ambos, por sus profesiones, están al tanto de los protocolos y prevenciones que se requieren para estos casos. “Estamos siendo súper responsables”, recalcó.

Con todo, la confirmación del caso produjo conmoción en los residentes de Talca y sus alrededores, quienes agotaron mascarillas y frascos de alcohol gel en las farmacias.

Llamado a la calma

La confirmación del caso levantó críticas a la declaración jurada que estrenó el lunes el gobierno y que obliga a quienes llegan al país a informar los lugares visitados en los últimos 30 días. Sin embargo, se aclaró que al momento del ingreso del “paciente cero” solo corría la encuesta epidemiológica y que los países que ambos visitaron no se encontraban, en ese momento, sindicados como destinos de mayor riesgo por brote activo. “El espectro de estos países que aparecen en la declaración jurada que se entrega en el aeropuerto va a ir ampliándose”, dijo Mañalich.

El Presidente Piñera llamó a la calma y se refirió a las medidas adoptadas para contener la enfermedad, asegurando que la red asistencial está “preparada para enfrentar adecuadamente esta epidemia”. Piñera aseguró que “hemos tomado, desde el mismo momento en que conocimos el caso, todas las medidas que ha recomendado la OMS y todas las acciones que hemos estimado necesarias para proteger la salud de todos nuestros compatriotas”.

Precisamente, solo horas antes de la confirmación del primer infectado, el Mandatario había presentado junto a Mañalich el plan contra el coronavirus, anunciando una delegación chilena que viajará a China para conocer las distintas estrategias contra el brote.

Nuevas medidas

Según dispuso el Ministerio de Salud, los casos sospechosos que se detecten en el aeropuerto serán sometidos, in situ, al examen. Y allí deberán esperar -mientras su condición de salud lo permita- hasta que los resultados confirmen o descarten la enfermedad. “Si tiene síntomas al llegar a Chile y estuvo en un lugar de riesgo, le van a tomar el test, que va a demorar cuatro horas. Y ahí se le dirá ‘tome asiento, tenemos 30 cupos, nosotros no podemos permitir que entre al territorio nacional hasta que no tengamos la confirmación”, explicó Mañalich.

Mientras, el Ministerio de Educación emitió una circular que advierte que los estudiantes que hayan viajado a países de riesgo no podrán ir a clases. “No debe asistir al establecimiento educacional y permanecerá en su domicilio hasta 14 días post exposición a los países con brotes”, sostiene el documento.

Desde el gobierno el llamado era a mantener la agenda. De hecho, se descartó la versión que circulaba, tras las declaraciones del diputado RN Andrés Celis, de una cancelación del evento Lollapalooza.

Con todo, el seminario de mercados globales ofrecido por la corredora LarrainVial fue suspendido, lo que se suma a la cancelación de la Cesco Week, uno de los eventos mineros más grandes del país.

/psg