La economía brasileña cerró 2019 con un crecimiento del 1,1 %, el menor en tres años, un dato que refleja la todavía endeble recuperación del país tras la grave crisis de 2015 y 2016.

El Producto Interior Bruto (PIB) se situó dos décimas por debajo del 1,3 % anotado en 2018, pero fue dos décimas superior al previsto por el Gobierno del presidente Jair Bolsonaro, según informó este miércoles el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (Ibge).

/gap